Toyota crea un sistema de seguridad que se adelanta a los impactos

Ha dejado de ser una fantasía de la industria automovilística. A partir del próximo año, los modelos de Toyota llevarán "Pre-crash Safety", es decir, un sistema que, cuando prevé una colisión inevitable, prepara al vehículo para que sus ocupantes sufran el menor daño posible. Con un radar, un novedoso software, un cinturón especial y una ayuda extra al frenado, la marca japonesa asegura que ya es posible controlar los accidentes, aunque éstos sean insalvables.

Toyota crea un sistema de seguridad que se adelanta a los impactos
Toyota crea un sistema de seguridad que se adelanta a los impactos

Lo han bautizado como "Pre-crash Safety" (seguridad previa al impacto) y supone un gran avance en materia de seguridad pasiva. Ante la inminencia de un choque, los nuevos vehículos de Toyota serán capaces de ponerse en guardia.

Su mecanismo es sencillo: en primer lugar, un sensor pre-impacto reconoce la posición de los distintos objetos mediante un radar de ondas milimétricas, que - según la marca - funciona "incluso en situaciones de lluvia o nieve" -. La información es procesada por la denominada ECU (siglas de Unidad de Control Electrónico), un software que, en función de la posición, la velocidad y trayectoria del citado objeto, determina si una colisión es inminente.

En caso afirmativo, la ECU pone en marcha diversos "mecanismos de defensa". El objetivo es ganar unos segundos, un tiempo que puede convertirse en oro en caso de accidente. Así, el cinturón de seguridad pre-impacto se retrae con antelación al choque. Según Toyota, se reducen las lesiones mediante la eliminación de holgura, sujetando a los ocupantes antes de que se produzca el accidente y no después del impacto, como hacen los cinturones convencionales.

También se pone en marcha una ayuda de frenado pre-impacto, que se activa tan pronto como el conductor pisa el pedal de freno y se dosifica según la presión aplicada. Mientras que la ayuda de frenado convencional se produce después de que ha ocurrido el frenado de emergencia, este sistema aumenta la fuerza de frenado antes de un choque, reduciendo la velocidad de colisión.

Toyota está tan convencido de que "prevenir es mejor que curar", que ya ha anunciado que, a partir del próximo año, todos los nuevos modelos que lance al mercado llevarán instalado este sistema.