Suben las matriculaciones un 6,3 por ciento en diciembre

El último mes de 2007 ha sido benéfico para las matriculaciones de turismos en España. No obstante, esas cifras parecen enmascarar una crisis que, según la asociación de importadores, será más profunda en 2008.

El mercado de turismos en el pasado mes de diciembre ha aumentado un 6,3 por ciento en comparación con el mismo mes de 2006. El nuevo tratamiento fiscal a la compra de los vehículos que ha entrado en vigor al comienzo del año (con la incorporación de la llamada tasa verde, que modifica el montante del impuesto de matriculación según las emisiones de CO2 de cada vehículo) parece haber provocado una anticipación de las compras de particulares de determinados segmentos, como el de todo terreno o los coches de ejecutivo, distorsionando las cifras del último mes de 2007. Las cifras para el conjunto del año (enero a diciembre) han registrado una caída del 1,2 por ciento, con 1.614.835 unidades matriculadas. En términos generales y a pesar de la ralentización de las compras de particulares en los últimos meses, el ejercicio ha terminado con un volumen elevado, confirmando las previsiones de ANFAC (patronal de los fabricantes) y GANVAM (la asociación que agrupa a los vendedores) mantenidas desde primeros de año. La estimación para el año 2008 se situaría en un volumen similar de alrededor de 1.600.000 unidades. La demanda del mercado particular y empresas no alquiladoras, con una evolución negativa en los últimos meses, aumenta en diciembre un 7,6 por ciento y muestra para el conjunto del año una caída del 1,7 por ciento. Las compras del mercado alquilador, por su parte, han mostrado un descenso mensual del 4,7 por ciento y un aumento del 2,4 por ciento al finalizar el año. El Plan Prever, ha totalizado este año casi 293.000 operaciones. Esto significa que esos 293.000 vehículos dados de baja han supuesto un ahorro de emisiones de CO2 a la atmósfera de 130.000 toneladas (según la estimación realizada por ANFAC en base a la antigüedad de los vehículos dados de baja, consumo medio según antigüedad, kilómetros recorridos y emisiones medias). El sector ha hecho patente su descontento ante el Gobierno por la decisión de no prorrogar este plan, que “desde 1997 ha supuesto un ahorro de más de 4,2 millones de toneladas de CO2 y ha mejorado sensiblemente la seguridad vial retirando de la circulación los coches más antiguos". Por marcas, el mes de diciembre ha dado el primer puesto a Citroën (12.446 vehículos), seguida de Renault (11.279) y SEAT (11.231). Los restantes puestos del “top 10" han sido ocupados, por este orden, por Peugeot, Ford, Opel, Volkswagen, Audi, Toyota y BMW. En el acumulado anual, los tres primeros lugares pertenecen también a Citroën, Renault y SEAT.En cuanto a modelos, en diciembre el más vendido ha sido el Renault Mégane, seguido de Citroën C4, Ford Focus, SEAT León, 207, Ibiza, Audi A3, Opel Astra, Corsa y VW Golf. En el ránking anual figuran como ganadores el Mégane, el Focus y el C4.La Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas, ANIACAM, ha hecho una durísima interpretación de estas cifras, que achaca a la típica automatriculación de finales de año por parte de concesionarios para cumplir objetivos. Augura además un 2008 poco propicio a las alegrías.

En palabras de su presidente, Germán López Madrid, “las ventas no reflejan la realidad del mercado español, porque un gran número de matriculaciones son operaciones ficticias (automatriculaciones o ventas a rent a car por encima de sus necesidades reales). Esto se pone de manifiesto en la diferencia que existe entre el mercado de particulares, que ha descendido a lo largo de todo el año y acumula al final una caída de más del 5 por ciento y el de empresas y alquiladores, que sube". López Madrid añade que "pese a lo que se quiere hacer ver desde algunos ministerios, un aumento total de ventas no supone un incremento de beneficios en una industria que tiene más de un 30 por ciento de sobreproducción. Además, los descuentos comerciales en automóviles nuevos (con los que salen al mercado los vehículos automatriculados), aunque aparentemente benefician al consumidor final, lo que hacen es drenar el valor residual del vehículo lo que, a la larga, se vuelve en contra del cliente".

"El nuevo año se inicia con un incierto escenario económico que refleja la desaceleración de la economía española. La última previsión de la OCDE sitúa el crecimiento en el 2,5%, a lo que se suma una alta inflación, dudas sobre la evolución del empleo, la ralentización del consumo privado, la confianza del consumidor en el nivel más bajo desde hace dos años y unas elecciones al final del primer trimestre, que siempre ralentizan las decisiones de compra. Esto hace prever que el año 2008 no será bueno para el mercado del automóvil, con un primer trimestre especialmente negativo por el efecto del alto volumen de km 0 realizados en el final de 2007 ", explica el presidente de ANIACAM. El presidente de ANIACAM indica que es necesaria "la vertebración de este sector para que tengamos un interlocutor en línea con nuestra importancia económica. Una vertebración alrededor de todas las asociaciones con intereses centrados en la venta y la distribución de vehículos". López Madrid añade que "los fabricantes no han representado bien los intereses de nuestro sector porque tras su intervención siempre se esconden intereses particulares, centrados en aspectos industriales".