Subaru: el Forester se domestica

La nueva generación del Forester es la principal novedad de Subaru en el Salón de París.

Subaru muestra el nuevo Impreza, que podremos ver en todos los concesionarios a principios de 2003. Este modelo presenta un nuevo look, con un carácter más agresivo, pero -según la marca- es mucho más seguro para los peatones y tiene una mejor aerodinámica. La nueva generación del Forester es la principal novedad de Subaru en el Salón de París. El "todo caminos" japonés no varía sus mecánicas (mantiene su 2 litros de 125 CV y su 2 litros Turbo de 177), aunque recibe una serie de modificaciones que hacen que evolucione de manera importante respecto a la generación anterior. Así, los materiales del interior son de mayor calidad, el salpicadero está mejor acabado y más funcional, se ha incrementado el equipamiento, etc. Esta nueva generación del Forester demuestra también que está orientada hacia un uso más alejado de las pistas y los terrenos abruptos: menos ruido aerodinámico, menor balanceo de la carrocería, ya que el centro de gravedad está más bajo, mayor rigidez de la carrocería… Además, entre las novedades importantes, estética a un lado, destaca el capó delantero en aluminio o la transmisión revisada para suavizar la inserción de las marchas. Tras su modesta actuación esta temporada en el Mundial de Rallyes, Subaru vuelve a por sus fueros. Así, presenta el prototipo del coche con el que correrá el próximo año. El 2003 World Rally Car ha mejorado su aerodinámica y ha reforzado su chasis (ahora es más ligera y más resistente). También estrena un motor revisado y nuevas medidas de seguridad en las barras antivuelco. El WRX XTi (en la imagen), la versión más deportiva del Impreza, tiene un gran alerón y un frontal de nuevo cuño. También se han introducido variaciones en el WRX, que ahora ofrece 225 CV de potencia y ha cambiado el color de sus llantas y carrocería. Esta versión se presenta con nuevos asientos de tipo baquet y un tacómetro central (opcionales).