smart quiere ser rentable en 2004

El gigante germanoestadounidense de la automoción, DaimlerChrysler, ha desvelado sus intenciones de situar a su firma subsidiaria Micro Compact Car Smart, especializada en la fabricación de minicoches, en un balance comercial positivo para 2004. Según el presidente de la división, Andreas Renschler, "a finales de año, estaremos ya en disposición de acometer ese objetivo con garantías".

El ejecutivo confía en que las ventas globales en 2001 rebasen las 110.000 unidades, un 8 por ciento más que en el ejercicio anterior, con lo que podrían suponer, por vez primera en la corta historia de la firma, la superación de la barrera de los 1.000 millones de marcos (85.071 millones de pesetas).

Las previsiones de Renschler apuntan hacia el incremento continuado en los siguientes años. Esto llevaría a abandonar los números negativos en 2004. No obstante, rehúsa a dar datos sobre las expectativas concretas de crecimiento. "Si no fuera por los acontecimientos del 11 de septiembre, hablaría de porcentajes".

Sobre los ataques terroristas en suelo estadounidense y sus consecuencias para la compañía smart, señala que ésta no se ha visto especialmente afectada y que, si prefiere ser cauteloso a la hora de hablar de cifras, se debe más a la debilidad del mercado germano en el segmento de los microcompactos que a los fatales sucesos de septiembre. Así, recuerda que, en los 11 primeros meses del año, las cifras cayeron en un 2 por ciento, hasta las 42.600 unidades.

Tampoco quiere hablar de cuál será la cifra de ventas necesaria para la consecución de rentabilidad. Cuando se le pregunta si esta barrera se sitúa en las 200.000 unidades, asegura que no es una cifra realista.

No obstante, tiene claro que el crecimiento será sustancioso gracias, sobre todo, a la ampliación de la gama mediante nuevos lanzamientos. El primero de ellos el del coupé smart Tridion 4, de cuatro puertas, un vehículo será construido en colaboración con Mitsubishi, ahora en la órbita de DaimlerChrysler. Posteriormente, para 2003, aparecerán una versión cabrio y la variante roadster, con lo que la gama se ampliará a cuatro carrocerías con variadas mecánicas.

En un principio sólo iba a estar disponible en la versión que conocemos ahora, pero las dificultades que tuvo el smart de salida obligaron a DaimlerChrysler a modificar la estrategia de producto y a contemplar la posibilidad de aumentar la oferta.

El próximo año, la firma desembarcará en el mercado chino. También tiene previsto penetrar en Taiwan, Croacia y Hungría, llegando así a 18 países. Sobre su entrada en el mercado estadounidense, Smart lo decidirá en los próximos seis meses.