Skoda Octavia Combi 4x4

Skoda lanza la versión 4x4 de su Octavia Combi y demuestra que ha logrado perfeccionar su concepto de familiar añadiéndole el plus de seguridad y poderío que supone la tracción integral. Nos hemos ido hasta el Círculo Polar Ártico para que conozcas este interesante coche.

Skoda Octavia Combi 4x4
Skoda Octavia Combi 4x4

El Skoda Octavia Combi 4x4 es muy similar a sus hermanos de tracción delantera. De hecho, por fuera, la única diferencia está en la placa que reza 4x4 en la zaga. También son específicas de estas versiones las llantas de aleación de 15 pulgadas, pero hay que fijarse más para captar este detalle.
Por lo demás, no hay diferencias. El coche responde a la línea actual del grupo Volkswagen de modificar poco los diseños, lo mismo que ha hecho con Golf, Audi A3 y el propio Octavia berlina, que son continuaciones estéticas de sus generaciones precedentes. En el caso que nos ocupa, los cambios más llamativos están en el frontal, que ahora luce una parrilla más grande. Lo demás ha cambiado muy poco, aunque es evidente la puesta al día de las líneas. En el interior, más de lo mismo. La única diferencia con los Combi normales es la inscripción 4x4 que decora el pomo de la palanca de cambios. Por lo demás, es el mismo interior amplio, cómodo, bien rematado y algo sobrio, sin demasiadas alegrías estéticas.
Esta generación del Skoda Octavia Combi gana en tamaño sobre la anterior, pero, con sus 4,57 metros de largo y su batalla de 2,57, sigue siendo un modelo intermedio, ocupando un lugar único que se sitúa entre los compactos más grandes y las berlinas medias.Destacan en este coche las magníficas cotas interiores, más propias de un familiar de categoría superior. Especialmente llamativo es el maletero, que alcanza los 580 litros de capacidad (1.620 litros con los asientos traseros plegados).
También es destacable lo cómodos que son los asientos y lo racional de su ergonomía, con una más que correcta distribución de mandos, cajones y gavetas diversas. El puesto de conducción nos ha parecido muy bueno y la postura al volante, óptima.Skoda pone a la venta estas variantes 4x4 con un único acabado, que no es el más lujoso de todos los que ofrece con las berlinas y Combis de tracción delantera.
El Combi 4x4 dispone de una dotación de serie que incluye ABS, ESP, repartidor de frenada, ayuda a la frenada de emergencia, sistema antideslizamiento, cuatro airbags (dos frontales y dos laterales), llantas de 16 pulgadas, cierre centralizado, espejos eléctricos del color de la carrocería, cristales oscurecidos, ajuste en altura y profundidad del volante y de los asientos delanteros, ordenador de a bordo, equipo de sonido y asiento trasero plegable en secciones de 1/3 o 2/3. Un elemento poco visible pero interesante es el depósito de combustible de 60 litros, mayor que los normales.
Si se quiere añadir más equipamiento se dispone de navegador por satélite, techo practicable, tapicería de cuero, preinstalación del teléfono, cargador de CD, climatizador de dos zonas, sensor de la presión de los neumáticos, sensor de aparcamiento y un reposabrazos que, situado entre los asientos delanteros, oculta un compartimento refrigerado.
Además, Skoda añade un paquete especial llamado Off-Road. En él están incluidos la carrocería elevada, un protector metálico para el cárter, otro para los frenos y un tercero para la transmisión. Se trata de evitar daños graves en los bajos cuando circulamos por caminos.
Con todo, Skoda vuelve a proponernos un coche muy equilibrado y razonable, perfecto para los que busquen capacidad de carga y movilidad sin compromisos. Los precios, además, están muy ajustados: 24.390 euros para el TDI y 25.260 euros para el FSI. El Skoda Octavia Combi 4x4 es muy similar a sus hermanos de tracción delantera. De hecho, por fuera, la única diferencia está en la placa que reza 4x4 en la zaga. También son específicas de estas versiones las llantas de aleación de 15 pulgadas, pero hay que fijarse más para captar este detalle.
Por lo demás, no hay diferencias. El coche responde a la línea actual del grupo Volkswagen de modificar poco los diseños, lo mismo que ha hecho con Golf, Audi A3 y el propio Octavia berlina, que son continuaciones estéticas de sus generaciones precedentes. En el caso que nos ocupa, los cambios más llamativos están en el frontal, que ahora luce una parrilla más grande. Lo demás ha cambiado muy poco, aunque es evidente la puesta al día de las líneas. En el interior, más de lo mismo. La única diferencia con los Combi normales es la inscripción 4x4 que decora el pomo de la palanca de cambios. Por lo demás, es el mismo interior amplio, cómodo, bien rematado y algo sobrio, sin demasiadas alegrías estéticas.
Esta generación del Skoda Octavia Combi gana en tamaño sobre la anterior, pero, con sus 4,57 metros de largo y su batalla de 2,57, sigue siendo un modelo intermedio, ocupando un lugar único que se sitúa entre los compactos más grandes y las berlinas medias.Destacan en este coche las magníficas cotas interiores, más propias de un familiar de categoría superior. Especialmente llamativo es el maletero, que alcanza los 580 litros de capacidad (1.620 litros con los asientos traseros plegados).
También es destacable lo cómodos que son los asientos y lo racional de su ergonomía, con una más que correcta distribución de mandos, cajones y gavetas diversas. El puesto de conducción nos ha parecido muy bueno y la postura al volante, óptima.Skoda pone a la venta estas variantes 4x4 con un único acabado, que no es el más lujoso de todos los que ofrece con las berlinas y Combis de tracción delantera.
El Combi 4x4 dispone de una dotación de serie que incluye ABS, ESP, repartidor de frenada, ayuda a la frenada de emergencia, sistema antideslizamiento, cuatro airbags (dos frontales y dos laterales), llantas de 16 pulgadas, cierre centralizado, espejos eléctricos del color de la carrocería, cristales oscurecidos, ajuste en altura y profundidad del volante y de los asientos delanteros, ordenador de a bordo, equipo de sonido y asiento trasero plegable en secciones de 1/3 o 2/3. Un elemento poco visible pero interesante es el depósito de combustible de 60 litros, mayor que los normales.
Si se quiere añadir más equipamiento se dispone de navegador por satélite, techo practicable, tapicería de cuero, preinstalación del teléfono, cargador de CD, climatizador de dos zonas, sensor de la presión de los neumáticos, sensor de aparcamiento y un reposabrazos que, situado entre los asientos delanteros, oculta un compartimento refrigerado.
Además, Skoda añade un paquete especial llamado Off-Road. En él están incluidos la carrocería elevada, un protector metálico para el cárter, otro para los frenos y un tercero para la transmisión. Se trata de evitar daños graves en los bajos cuando circulamos por caminos.
Con todo, Skoda vuelve a proponernos un coche muy equilibrado y razonable, perfecto para los que busquen capacidad de carga y movilidad sin compromisos. Los precios, además, están muy ajustados: 24.390 euros para el TDI y 25.260 euros para el FSI.