Si el radar no funciona, no hay multa

A partir de ahora la Guardia Civil que denuncie un exceso de velocidad va a tener que acreditar el perfecto funcionamiento del radar. Este supuesto ya estaba previsto en la ley de Tráfico, pero hasta este momento no era necesario que el documento de homologación y revisión del aparato se adjuntara a la denuncia.

El Tribunal Superior de Madrid acaba de sentenciar que sólo la prueba fotográfica en un caso de exceso de velocidad no es suficiente para multar al conductor.

Según este tribunal, la sanción se puede imponer siempre y cuando la Dirección General de Tráfico acredite que el radar utilizado para multar al infractor funciona correctamente, además, hay que adjuntar la fotografía.

El conductor fue multado por circular a 63 kilómetros por hora y, para imponer la multa de 300 euros y retirada de permiso de conducir durante dos meses, se utilizó como prueba la fotografía realizada por el sistema de foto-control de la Guardia Civil.

Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que ha sido la asociación que ha interpuesto el recurso ante el Tribunal Superior de Madrid, considera que la sentencia supone un importante precedente judicial y "un refuerzo de las garantías jurídicas de los automovilistas que cada año son cazados por los radares de Tráfico".

Según AEA, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó unos 15 millones de controles de velocidad en las vías españolas. De ellos, se denunciaron medio millón de casos por exceso de velocidad.