Seguridad vial en verano

Pistoletazo de salida a las vacaciones escolares y llega la gran pregunta: ¿Qué hacemos con los niños? ¿Les gustan los coches? Aprovecha las actividades que te proponemos. Además, es una buena época para que aprendan la que puede ser la lección más importante de sus vidas: educación vial.

Seguridad vial en verano
Seguridad vial en verano

Has oído que los niños de los demás van a circuitos de karts, los llevan a ciudades ficticias donde pueden montar en bici o hacer de peatones... ¿Nunca les toca a los tuyos? La mayoría de estas iniciativas no las realizan directamente las escuelas, sino la Policía Muncipal, pero –como reconocen- es muy difícil llegar a todos los colegios. Por eso, los clubs automovilísticos han decidido implicarse en la formación de los niños, aunque, en verano, las actividades para niños sufren cierto parón. Además, no se hace ningún campamento o taller dedicado, exclusivamente, a la seguridad vial. Por si fuera poco, en el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), nos advierten sobre los circuitos de karts que proliferan durante estas fechas en los lugares de veraneo. “No hay ninguna medida de seguridad. Tan sólo pequeños requisitos que les marcan los ayuntamientos. Además, no se les enseña nada de seguridad vial; tan sólo sueltan adrenalina", explican.Te ofrecemos un pequeño listado de actividades para niños. En septiembre, se podrán volver a enganchar a sus cursos. La Escuela CEA de Seguridad Vial ya lleva impartiendo “clases" siete años. No encontrarás ninguna institución que realice cursos para niños tan pequeños: pueden acudir desde los tres a los trece años y no hace falta que los padres sean socios del club. Eso sí, los papás tienen que acompañar a los pequeños, porque ellos también participan en la enseñanza. “Hacemos un cambio de roles. Los padres son los peatones. Así, ambos comparten el mismo juego y lo interiorizan mejor", nos aseguran desde CEA. Aprenderán a circular como peatones, ciclistas, pasajeros y futuros conductores. Los cursos tienen una duración de dos horas y media, con una clase teórica y otra práctica. También puedes ir a El Jarama a la Escuela de Educación Vial del RACE. Realizan cursos muy parecidos a los de CEA. Cada año (y ya van nueve), Renault organiza un concurso entre los institutos de toda España: premia las ideas más originales para difundir los conceptos de la seguridad vial entre la gente joven. El padrino de esta iniciativa es el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso. El Programa Renault de Educación Vial es un concurso anual en el que participan todos aquellos institutos que lo deseen. Si estás interesado, estáte atento a su página web, donde pronto convocarán las bases de la próxima edición.En Attitudes se han tomado muy en serio llevar la educación vial a todas las ciudades españolas. Por eso, realizan durante el curso una escuela itinerante. A partir del próximo mes de septiembre estará en Sanxenxo (Pontevedra), Sevilla, Valencia y Madrid. Además, este instituto creado por Audi no sólo se preocupa de la seguridad vial. Bajo el lema de “Actuemos juntos", realizan importantes campañas de integración social y de conservación mediambiental. Por ejemplo, en junio, han trabajado con niños con diferentes discapacidades psíquicas y físicas con una terapia muy revolucionaria con caballos junto a la asociación gallega “El Caballo Acoge". En julio, irán a Baleares para promocionar el voluntariado mediambiental. También se dirigirán a Málaga para limpiar las dunas de Artola de Marbella. Según una macroencuesta del RACC (Real Automóvil Club de Cataluña), los niños creen que sus padres incumplen sistemáticamente las reglas de circulación. Cruzan en rojo los semáforos, hablan por el móvil mientras conducen, les gusta ir rápido... son algunas de las faltas que los pequeños han descubierto a sus padres. No hay que tomárselo a broma, ya que –como indican en el RACC- los padres son la primera referencia en las actitudes al volante, mientras que las madres son las educadoras en los trayectos a pie por la ciudad. Este verano podrías aprovechar para dar buen ejemplo. En la calle de Bailén de Parés del Vallés (Vallés Oriental, Barcelona), existe una particular patrulla de “policías". Son los niños del colegio Acesco, que persiguen los coches mal aparcados de la ciudad. Acompañados por un agente, multan a los padres que dejan sus vehículos sobre pasos de peatones, plazas reservadas a discapacitados o en doble fila.