Seat muestra dos caras innovadoras de su Arosa

Seat, además de su concept car Tango, presenta en el salón de Frankfurt otros dos ejercicios de estilo que tienen como base el Arosa y que están dirigidos claramente a dos tipos de clientes.

Seat ha intentado con estos dos conceptos dar un empuje al vehículo biplaza que parece ser una de las tendencias a desarrollar por la marca española. Y lo ha hecho mediante el desarrollo de dos conceptos que parten del mismo modelo, el Arosa, pero que tienen dos vertientes diferentes. El Arosa Racer ha sido denominado por la propia Seat como un “mini deportivo de estética impactante y sugerente" en el que se ha primado la versión deportiva. Así, se le ha aligerado de peso gracias a la eliminación de los asientos traseros, de los revestimientos y de los paneles laterales y se le ha dotado de claros detalles del más puro estilo racing (llantas de 15’’, asientos “baquet", cinturones de tipo arnés con cuatro tipos de anclaje…).

Todo ello aderezado con un propulsor de 1,6 litros MPi de 16 válvulas y 125 CV adscrito a una caja de cambios de 6 velocidades, suspensión deportiva y neumáticos de perfil bajo.

Totalmente distinto es el planteamiento del Arosa City Cruiser. En este ejercicio de estilo se ha pretendido agradar a aquellos que quieren circular por la ciudad de forma lujosa. Desde fueras las similitudes con un Arosa convencional son enormes, siendo diferenciador únicamente su color gris sombra. El interior es lo que hace a este Arosa tan especial. Configurado con un diseño modular y con el asiento del acompañante desplazado a la derecha, incorpora una amplia lista de accesorios como: asiento para niños, nevera calentador, escritorio para ordenador y arcón con compartimentos y transformable en maleta de viaje.