Seat exporta su modelo de reestructuración

Seat vive un momento de transformación sin conflictos laborales. El secreto está en el acuerdo logrado entre la plantilla y la compañía para prejubilar sin tensiones a parte de los empleado y sustituirlos por mano de obra joven y cualificada. Otras marcas copian el ejemplo.

Opel acaba de firmar un acuerdo exactamente igual que el de Seat, con el que pretende renovar a 365 trabajadores mayores de 60 años de su planta de Figueruelas. Otras firmas, como Iveco-Pegaso, Ford, Fasa-Renault y PSA también trabajan en pactos similares.

El convenio firmado en Seat supone que entre 5.000 y 7.000 empleados se jubilarán parcialmente, en un 85 por ciento de su jornada, a partir de los 60 años. Esto significa que trabajarán el 15 por ciento de la misma, unos 32 días al año.

Estas jubilaciones abrirán las puertas a la contratación de un número equivalente de personal joven. Los nuevos empleados tendrán una nueva categoría laboral, denominada "oficial auxiliar", con unas condiciones salariales inferiores a las del resto de la plantilla, pero superiores en 80.000 pesetas anuales al convenio provincial del Metal. En cinco años se prevé una equiparación salarial con los empleados del resto de la empresa. Según CC.OO., este principio de acuerdo "permitirá anticipar la edad de jubilación en unos cinco años a los trabajadores que voluntariamente lo deseen y, en consecuencia, dar una salida positiva a un colectivo que lo lleva demandando desde hace tiempo".

La idea nació en UGT, que hace cuatro años llevó a cabo un estudio sobre el sector de la automoción y constató la necesidad de rejuvenecer las plantillas. Anfac, patronal de los fabricantes, se hizo eco de aquel trabajo y lo trasladó a las empresas.

La idea no cayó en saco roto y en Seat decidieron colaborar con los sindicatos en la elaboración de un plan factible, el mismo que ahora copian otros departamentos de recursos humanos.