Seat, en contra de la prejubilaciones

Seat ha lanzado una oferta a los sindicatos para suavizar el ERE que afecta a 1.346 empleados. Entre las medidas propuestas está el aumento de la bolsa de horas. No obstante, las prejubilaciones están descartadas.

Al mismo tiempo, Seat ha propuesto que se incremente la bolsa de horas de la que disponen los trabajadores, una solución encaminada a incrementar la flexibilidad y a reducir el número de despidos. En la actualidad, los trabajadores pueden “adeudar" hasta 240 horas a la empresa (30 días) en función de los picos productivos. Estas horas pueden exigírsele al trabajador cuando la empresa necesite incrementar la fabricación o, por el contrario, no usarlas cuando la producción descienda. Los sindicatos están dispuestos a negociar su ampliación, pero advierten del riesgo de que se pueda agotar esta solución “dentro de dos años" y, por tanto, el sobrante de horas sea aún mayor. En la actualidad, la bolsa de 30 días llegará a su límite a finales de año, pues ya en julio la fábrica de Martorell (Barcelona) le debía 27,7 jornadas de media por trabajador. La Dirección de Seat ha propuesto a los sindicatos una serie de medidas de flexibilidad adicionales para minimizar el impacto del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que fue presentado el pasado 4 de noviembre y en el que se incluía el despido de 1.346 trabajadores. En una reunión mantenida con los sindicatos, la tercera tras la presentación del ERE, la compañía se ha comprometido a estudiar distintas posibilidades para un centenar de trabajadores de 60 o más años que no se han acogido al contrato-relevo que ha ofrecido la empresa. Éste establece la jubilación parcial del empleado y su sustitución por una persona joven que cobraría un 30 por ciento menos. Lo que parece descartado, según Seat, son las jubilaciones anticipadas, pues “son inviables por cuestiones organizativas y económicas". Esta medida, auspiciada por los sindicatos, afectaría a 952 empleados con una edad entre 58 y 59 años y, según estas fuentes, sólo le costaría a Seat 115 millones de euros. Si finalmente la compañía diera el sí, el impacto del ERE se reduciría de manera muy importante. Por el contrario, la compañía sí contempla un programa de bajas incentivadas a empleados mayores de 58 años, al que ya se han apuntado 26 personas, que cobrarán el 90 por ciento de su salario.