Seat aumentó sus beneficios un 167 por ciento en 2001

La filial española del Grupo Volkswagen obtuvo el año pasado un beneficio neto de 233,12 de euros (38.788 millones de pesetas), un 167 por ciento más que en 2000.

El beneficio neto de Seat ascendió en 2001 a 233,12 millones de euros, de los que 199,33 corresponden a los beneficios estrictos de la marca española, mientras que el resto se debe a la aportación realizada por Volkswagen-Audi España (VAESA) y la factoría de Volkswagen en Navarra.

Seat pagó por primera vez un dividendo a su matriz alemana, que obtuvo 201 millones de euros (33.443 millones de pesetas). Estos datos fueron presentados por el hasta ahora presidente de la firma, Bernd Pitschetsrieder, y su sustituto desde ayer al frente de la empresa, Andreas Schleef.

En contraste con el crecimiento de los resultados financieros, el beneficio de explotación de Seat disminuyó un 20,5 por ciento, hasta 26 millones de euros. La facturación también se redujo en un 6 por ciento, mientras que la producción de la planta de Martorell disminuyó un 7 por ciento y se situó en 480.045 vehículos. Este descenso en las ventas ya se había previsto, según Pischetsrieder, y responde al objetivo de sacrificar volumen para obtener una mayor rentabilidad.

El ya ex-presidente de Seat confirmó que VAESA será la propietaria del 75 por ciento del capital de la nueva sociedad que agrupará el Centro Técnico del fabricante español en Martorell y el Centro de Diseño de Volkswagen en Sitges (Barcelona). El 25 por ciento restante estará en manos de Audi, la cabecera de la división de marcas deportivas que, a partir de ahora, engloba también a Seat y a Lamborghini.