Seat anuncia recortes de jornada y sueldo

La crisis de Seat vive un nuevo capítulo: la Dirección de la compañía acaba de poner cifras a una parte de los ajustes previstos para reestructurar la empresa. Ayer mismo se anunciaba una reducción de jornada del diez por ciento y, por tanto, un recorte de los salarios.

Si se materializan estos planes, a partir de 2006, los 15.000 empleados de Seat trabajarán menos horas por semana. En total, cada empleado trabajará 21,4 días menos al año, lo que supone reducir el tiempo de trabajo total en un diez por ciento. Este descenso del ritmo laboral llevará aparejado un inevitable recorte de salarios.

Según la Dirección de la empresa, estas reducciones son la única alternativa posible para evitar los despidos. Recuerdan que, según sus cuentas, les sobran unos 1.400 empleados, excendente debido a la mala marcha de las ventas, especialmente las de modelos como Córdoba, Altea y Toledo.

Las previsiones de fabricación de la compañía han bajado de las 429.000 unidades programadas para todo el año a sólo 390.000 coches, con lo que sobra fuerza de trabajo. Para esquivar los despidos, la compañía pidió un plan coherente a los sindicatos. Como estos no presentaron ninguna alternativa válida, la firma ha decidido plantear sus propias soluciones, concretadas en las reducciones planteadas. Añade Seat que no hay más opciones y que, sino se acepta el plan, “recurrirá a la Administración".Sin embargo, la solución planteada no gusta a los sindicatos, aunque reconocen que era una de las alternativas previstas por el convenio firmado en 2004. Ayer, las tres centrales mayoritarias en el comité de empresa, CC.OO, UGT y CGT, plantearon su rechazo al plan y pidieron a Seat que justifique con números estas necesidades de reducción. También acusan a los responsables de haber obstaculizado el acceso de los agentes sindicales a datos fundamentales para poder planificar mejor la situación.Además, han hecho saber que ya tienen un plan alternativo. Este programa de rescate pasaría por activar nuevos planes comerciales de ventas y hacer que un 15 por ciento de la plantilla, que está a un mes de la jubilación, ya no siga trabajando.

Los sindicatos también piden que se adelante a 2006 la producción del Seat Altea de carrocería larga, una variante prevista que, en principio, no se ha lanzado debido al irregular comportamiento de las ventas del Altea normal.
Detrás de estas precipitadas propuestas está el temor de los sindicatos a que la plantilla no acepte las soluciones de emergencia. Si esto sucede, Seat se vería abocada a plantear un expediente de regulación de empleo, la alternativa menos halagüeña para los trabajadores.
Temen también que el recorte de la producción sea imposible de recuperar en el futuro. A partir de hoy, el comité de empresa de Seat convoca paros de una hora por cada turno de trabajo. Quieren protestar contra lo que consideran una actitud inflexible por parte de la Dirección. Además, aseguran que planean movilizaciones más consistentes.
Según fuentes sindicales, los empleados de la compañía han secundado al cien por cien el paro informativo de esta mañana.