Seat anuncia la Copa León y el abandono oficial de los rallies

Seat Sport, división deportiva de Seat, ha difundido que abandonará su presencia oficial en los rallies sobre asfalto y, probablemente, sobre tierra para centrarse casi exclusivamente en programas monomarca en circuitos, una vez que los compromisos firmados hayan concluido.

Se presenta la versión más deportiva y exclusiva del Seat Ibiza Cupra
Se presenta la versión más deportiva y exclusiva del Seat Ibiza Cupra

El primer paso dado ha sido el anuncio de un campeonato en trazados españoles en el que participarán vehículos evolucionados del León Cupra R, que se comenzará a comercializar a comienzos de 2002, y que cuenta con una potencia superior a los 250 CV.

La pretensión de Seat es convertirla en una competición con una serie de carreras al más alto nivel automovilístico. Para ello, la factoría que la compañía posee en la localidad barcelonesa de Martorell está trabajando denodadamente para tener listo el prototipo antes de fin de año. Estará equipado por una transmisión manual de seis velocidades y su precio será de entre 6 y 7 millones de pesetas, aunque su compra estará subvencionada para que cueste en torno a los 4 y 5 millones de pesetas.

El fabricante español negocia, en estos momentos, con qué modalidad homologada de competición compaginará la Copa León, siendo el Campeonato de España de GT la que mejores posibilidades ofrece.

Esta decisión no es óbice para que Seat Sport abandone totalmente su presencia en el mundo de los rallies. Simplemente dejará de soportar económicamente a algún equipo, manteniendo su apoyo técnico a todos los equipos privados que decidan correr con los World Rally Car e Ibiza que fabrica.

Un Córdoba para el Dakar
De este modo, Seat estará presente en el Rally Arras Madrid Dakar con un Seat Córdoba sobre la base del WRC, que fue encargado por Telefónica a la empresa barcelonesa en junio y que también cuenta con el patrocinio de Repsol.

Ambas compañías han subcontratado a Seat Sport seis empleados, entre ingenieros y mecánicos, y varios camiones de asistencia.

El vehículo estará pilotado por Fernando Gil, habitual en el París Dakar a bordo de motocicletas, y será impulsado por un motor Diesel de 200 CV.

Los mejores vídeos