Se recrudece la guerra de precios en Estados Unidos

Un trimestre entero con las ventas a la baja ha puesto muy nerviosos a los fabricantes de coches estadounidenses. General Motors ha vuelto a tirar la primera piedra con nuevos programas de descuento y ventas a plazo sin intereses. Ford y Chrysler, con más dudas, han reaccionado igualando las ofertas en gran parte de sus gamas.

General Motors, el fabricante más grande del mundo, ya fue el primero en sacudir el mercado tras el impacto del 11 de septiembre de 2001. Entonces se inventó las ventas a plazo sin intereses, una novedad que no sólo logró que no se hundiesen las matriculaciones, sino que las hizo crecer. Ahora, con la crisis de confianza que vive Estados Unidos por la guerra en Irak, las ventas vuelven a caer y General Motors recurre a la misma medicina: todos sus modelos, excepto el Hummer, se venden otra vez sin intereses. Además, hay descuentos de hasta 2.000 dólares en algunos vehículos.La ofensiva de GM es muy llamativa, porque los analistas aseguran que los precios no se pueden forzar más a la baja: no hay margen para seguir bajando. Pero más llamativa es todavía la respuesta de Ford y Chrysler, compañías con mucho menos poder económico, que han decidido igualar las ofertas de General Motors en algunos de sus modelos.Así, Ford ofrece financiación cero en los Taurus, Windstar, Crown Victoria, Explorer, Expedition, Excurison, Econoline, Ranfer y F-150. También propone contratos de leasing a un precio de cinco euros diarios para los Mustang Coupé y los pick-up Ranger Edge 4x2.Por su parte, Chrysler vende sin intereses los Sebring, PT Cruiser y Dodge Stratus, siempre para ventas a cinco años. Además, hay descuentos de hasta 3.000 dólares en los Sebring, Stratus, Ram y Jeep Grand Cherokee.

Estos movimientos añaden más crudeza a la guerra de precios que se vive en Estados Unidos desde los sucesos del 11 de septiembre. Las firmas de aquel país soportan una presión enorme y exprimen sus sistemas productivos para rebajar los precios un poco más. Algunos, como los responsables de Chrysler, se cansan de proclamar que esto es pan para hoy y hambre para mañana, pero, aún así, no se quedan atrás y responden a las ofertas de la competencia. Si la crisis económica sigue adelante, habrá que ver qué nuevas ideas se les ocurren para mantener vivo el interés del público.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.