Se desmienten los rumores sobre una posible reorganización de Seat

El presidente de Volkswagen ha salido al paso de las noticias publicadas en Alemania acerca de una posible reorganización de Seat para aclarar que "Volkswagen, Audi, Skoda y Seat deben aparecer separadas en el mercado, pero ayudarse mutuamente tanto como sea posible".

Ferdinand Piëch, presidente de VW, ha realizado una serie de declaraciones al diario Financial Times Deutschland para aclarar los rumores que circulaban acerca de una posible reestructuración de Seat. Las afirmaciones de Piëch no dejan lugar a dudas: Seat se mantendrá independiente dentro del grupo al igual que el resto de marcas de la compañías (Audi, VW y Skoda). Esta entrevista ha sido realizada con la principal finalidad de dejar claro que todo lo publicado por la revista alemana Manager no tenía fundamento alguno

La última edición de esta publicación germana afirmaba que el máximo responsable del grupo VW había dado carta blanca al presidente de Seat, Bernd Pischetsrieder, para que pusiera en marcha una reorganización de la filial española que la sacara del bache que parece estar atravesando.

La pésima experiencia que le supuso a BMW la compra de Rover y que fue uno de los principales motivos de la salida de Pischetsrieder del grupo hacía pensar que éste no dudaría en tomar medidas radicales para acabar con la crisis antes de primavera.

Entre las opciones que se barajaban para afrontar la reducción de beneficios de Seat figuraban desde la reducción de la gama hasta la desaparición de la marca.

Con anterioridad...
Desde el grupo alemán se ha declarado en numerosas ocasiones que la rentabilidad de la firma española no es suficiente y que Seat no cumple las expectativas del grupo germano. Es más, a principios de año, Pischetsrieder ya adelantó que Seat necesitaba una cambio para conseguir dotar a sus modelos de personalidad propia.

El año pasado, las ventas de Seat se incrementaron en un 1,4 por ciento, a pesar de que las previsiones del grupo apuntaban a un crecimiento del 6,5 por ciento, al igual que para el resto de las marcas de la compañía.

Por otra parte, Piëch ha afirmado que hasta que se retire de su puesto, en abril de 2002, procurará reorganizar la estructura interna de la compañía.

Entre sus planes se contempla una mejor coordinación de las consultas de los clientes que deseen comprar productos del grupo, con la finalidad de que, si un posible comprador no cuenta con presupuesto suficiente para adquirir un modelo determinado de VW, se le informe de las posibilidades similares con que cuenta en marcas como Seat o Skoda.

Por último, Piëch ha adelantado que el grupo está estudiando las posibilidades de abrir una nueva planta en Estados Unidos o México.