Se construirá un tercer túnel en la A-6 a su paso por Guadarrama

La compañía Iberpistas, concesionaria de la autopista A-6, está dispuesta a invertir 25.000 millones de pesetas (unos 150 millones de euros) en las obras de ampliación de la carretera de A Coruña –que afectarán al tramo comprendido entre el Pinar de Las Rozas y el municipio segoviano de San Rafael- y en la construcción de un tercer túnel bajo el Puerto de los Leones.

La ampliación que se realizó en la carretera de A Coruña en 1994 no ha servido para disminuir los atascos que soporta esta vía. El "cuello de botella" que forman los túneles de Guadarrama, con una capacidad de 3.600 vehículos a la hora, es la principal causa de las retenciones, que alcanzan varios kilómetros durante los fines de semana.

Con el fin de "conseguir una solución global" a los atascos, Iberpistas costeará incluso las obras que superan los límites de su concesión, según ha explicado el consejero de la compañía, José Antonio López Casas.

Los trabajos se realizarán en tres fases. La primera de ellas será el enlace del Pinar de Las Rozas con la M-50 y Collado-Villalba, donde se construirán dos carriles más en cada sentido. La segunda fase afectará al trayecto entre Collado-Villalba y la salida del Valle de los Caídos, mientras que la tercera irá desde el Valle de los Caídos a San Rafael (Segovia). Este tramo se llevará la mayoría de la inversión necesaria, pues se trata de la actuación más importante y complicada de las tres que se llevarán a cabo.

Según el proyecto presentado, el actual túnel sentido Madrid pasará a ser reversible, adaptándose a las necesidades del tráfico, y será sustituido por el nuevo subterráneo, que se utilizará para entrar en la capital. El resto de la carretera entre el municipio segoviano y el Valle de los Caídos se adecuaría para su utilización en ambos sentidos, mientras que la nueva calzada se destinaría al tráfico que circulara en dirección Madrid.

Además, se construirían seis calzadas de comunicación entre los tres pasajes, mejorando así su seguridad y posibilitando un mejor acceso de los servicios de emergencia en caso de accidente en el interior de cualquiera de los túneles, que también verían mejorada su evacuación.

La adaptación y ampliación del área de peaje de San Rafael, que pasaría a tener 30 vías, en lugar de las 10 actuales, también se contempla en este proyecto.

Varios modos de ejecución
El plan presentado necesitará una inversión de 15.000 millones de pesetas y cuenta con varias maneras de ejecución.

La primera alternativa situaba la nueva calzada paralela al subterráneo que canaliza el tráfico sentido Madrid, aunque se ha optado por desarrollar otros proyectos, que transcurrirán entre los túneles actuales, permitiendo la conexión con ambos.

A pesar de que el coste será mayor que el previsto con el primer plan, se mejorará la seguridad de los pasos y el impacto medioambiental será mucho menor.

Los municipios afectados elevan sus críticas
El proyecto de ampliación de la A-6 no ha sido bien recibido por el alcalde de Guadarrama, Fernando Cruz Medrano, quien considera "lamentable que el Ministerio de Fomento tenga aparcada la construcción de la variante que saque la N-VI del casco urbano y dé prioridad a los atascos de la autopista antes que a la seguridad y la calidad de vida de los vecinos".

Fomento considera que la mejor solución para sacar el tráfico de la carretera de A Coruña del centro de este municipio es aprovechar la ampliación de la autopista para conseguir una vía alternativa. Así, se utilizaría la ampliación de la A-6 para incorporar en ella la carretera de circunvalación.

Por su parte, Collado-Villalba ha propuesto cubrir la A-6 a su paso por este municipio, ya que así facilitarían la conexión entre la zona norte y sur de la localidad y evitarían los cuellos de botella que se originan en los escasos puentes que cruzan la autopista.

Los mejores vídeos