Se busca constructor para un coche divino

Las dos principales marcas alemanas, Volkswagen y Mercedes, se han ofrecido al Vaticano para construir el nuevo vehículo del papa Benedicto XVI.

La tradición dice que, hasta ahora, los coches del representante de Dios en la Tierra los ha fabricado Mercedes (también Fiat hizo algún modelo especial). Sin embargo, aprovechando que el nuevo sumo pontífice es alemán, las dos automovilísticas principales de aquel país pugnan por conseguir el contrato de desarrollo del nuevo vehículo divino. De momento, en una de las últimas apariciones de Benedicto XVI en la Ciudad del Vaticano se le ha visto a bordo de un antiguo Fiat Campagniolo (en la imagen que acompaña a estas líneas).

Volkswagen ya ha brindado su colaboración al Vaticano proporcionando un centenar de vehículos para la celebración del XX Día Mundial de la Juventud en Alemania. Pero no se quedan ahí las ofertas. A Bernd Pischetsrieder, presidente de Audi-Volkswagen, se le ha ocurrido que el grupo se podría encargar del desarrollo del futuro papamóvil. Y es que, según se ha sabido, el actual papa es amante de la marca Volkswagen. De hecho, uno de sus últimos coches ha sido un Golf, que, curiosamente, sale a la venta en E-bay –importante página web de subastas- estos días.

Los anteriores papas utilizaron sobre todo modelos Mercedes, aunque también, y puntualmente, usaron Land Rover, Cadillac Seville, Range Rover, Ford 150 o Renault Trafic.

Muchas han sido las firmas automovilísticas que han intentado “colocar" sus creaciones en el Vaticano. Se dice que Lancia ofreció un Thesis y Citroën un Lictoria Sex. En unos se llegaron a sentar los máximos pontífices y, en otros, no.