Schumacher golpeó su monoplaza contra un bordillo

El alemán aspirante a tetracampeón del Mundo se ha llevado un pequeños susto, después de que su monoplaza saliera de la pista cuando circulaba a 310 kilómetros por hora.

El tricampeón del mundo de Fórmula 1 sufrió un accidente sin graves consecuencias en los entrenamientos que se están llevando a cabo en el circuito italiano de Monza esta semana.

Su Ferrari derrapó después de golpearse contra un bordillo. Según las primeras investigaciones de los técnicos de la escudería italiana, el fondo plano de su monoplaza se dañó en la curva anterior. El piloto alemán no ha sufrido ningún daño, según él, y, tras salir del hospital, está bien. En estos momentos se encuentra en Suiza y tan sólo tiene fuertes dolores de cabeza.

El piloto Fisichella, que rodaba tras él en el circuito en el momento del accidente, ha declarado: "Temí lo peor", tras observar el impacto.

El siniestro ocurrió cuando entraba en una "chicane" izquierda-derecha, tras pasar por la Variante Roggia. Al llegar a este punto, normalmente, se empieza a frenar, pero Schumacher no pudo controlar al Ferrari, que, en ese momento, rodaba a 310 kilómetros por hora.

Los técnicos del equipo siguen analizando en el chasis número 209 las causas de este siniestro.

Mientras, en Monza, continúan los entrenamientos. El compañero de equipo del alemán, el piloto Rubens Barrichello, rueda solo.