Santana reduce su capital

La única planta automovilística que existe en toda Andalucía se abrocha el cinturón. Las notables pérdidas económicas cosechadas en el pasado ejercicio y su sometimiento a la marcha del yen hacen que Santana Motor no termine su proceso de saneamiento. Ahora, sus accionistas han anunciado una reducción de capital.

Santana, según un portavoz de la compañía, ha querido lanzar un "mensaje positivo, pero cauteloso" a sus accionistas, es decir, aunque el mercado "ha respondido bien", todavía no se ha terminado la época de vacas flacas.
Los accionistas lo saben y, tras comprobar que el pasado ejercicio se sumaron pérdidas cercanas a los 7.000 millones de pesetas, han decidido reducir el capital de la compañía. A partir de ahora, cada acción de esta fábrica linarense de Suzuki se cotiza por 1,8 euros (cerca de 300 pesetas).
Según los cálculos de la directiva, durante el pasado año, las exportaciones se han incrementado un 7 por ciento, hasta los 23.235 vehículos, y la facturación ha superado los 62.000 millones de pesetas. Eso sí, la debilidad del euro frente al yen y, sobre todo, las "incertidumbres fuera de lo que es la gestión de la empresa", hacen que ésta deba moverse con recelo, aunque, según afirman, el tema de personal ya "está cerrado" (el pasado 19 de febrero se aprobó la reducción de un 62 por ciento de la plantilla, fijada en 1.652 trabajadores).
Por otro lado, UGT ha calificado esta reducción de capital aprobada hoy de "maniobra para enjugar pérdidas". Mientras la plantilla sigue a la espera de que el Gobierno se pronuncie sobre su participación en la cofinanciación del plan social de Santana, impulsado por la junta andaluza y que supone un desembolso de más de 40.000 millones.

Los mejores vídeos