Sanidad, a favor de prohibir el alcohol en áreas de servicio

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, se ha mostrado favorable a la prohibición total de venta de bebidas alcohólicas en las áreas de servicio de carreteras, autovías y autopistas. Esta idea fue hecha pública el pasado viernes por Pere Navarro, director general de Tráfico.

Elena Salgado explicó ayer en Madrid que ve “razonable" la prohibición de vender bebidas alcohólicas en las áreas de servicio de nuestras carreteras. Con esta toma de postura, Salgado responde a la idea lanzada por Pere Navarro, director de la DGT, quien el pasado viernes anunció que había pedido esta prohibición al Ministerio de Sanidad.

La ministra considera que ahora “habrá que ver cómo se instrumenta jurídicamente la medida y de quién son las competencias en cada uno de los casos". Con esta puntualización, Salgado hace referencia a las diversas responsabilidades que afectan a las áreas de servicio, infraestructuras dependientes de diferentes administraciones.

Como se sabe, en las gasolineras se prohibió hace tiempo la venta de alcohol de alta graduación. Además, en algunas comunidades se aumentó el grado de prohibición y se sacó de las estaciones cualquier bebida alcohólica. Sin embargo, en Madrid, por ejemplo, los empresarios de los gasolineras, apoyados por el Gobierno de Esperanza Aguirre, plantearon una batalla legal que, desde 2004, les ha permitido vender vino, cerveza y sidra. Es decir, las bebidas que el Ministerio de Sanidad considera “alimentos". Ante esto, Elena Salgado cree que se ha producido un “retroceso" y “un error", puesto que se ha permitido la venta “sobre la base de que, si no se autorizaba la venta, había una competencia desleal por parte de otros establecimientos comerciales".Ahora se trata de erradicar el alcohol de las áreas de servicio, infraestructuras que suelen ser propiedad de las administraciones y cuya explotación se concede a empresas privadas. En ellas, además de las típicas tiendas de conveniencias, suele haber tiendas de mayor tamaño, incluso supermercados, y también bares y restaurantes. En estos últimos se vende alcohol de alta graduación.Un ciudadano marroquí residente en la localidad catalana de Soses ha sido detenido y acusado de un delito contra la seguridad del tráfico por conducir en estado ebrio. Además, se le acusa también de quebrantamiento de condena, pues tenía el permiso de conducir retirado. Al parecer, el infractor fue detenido por los Mossos D’Esquadra cuando circulaba haciendo eses.