¿Sabrías conducir en una riada?

Imprevistas. Torrenciales. De repente, la calle se transforma en una auténtica avenida de agua. Y tú en el coche. ¿Cómo actuar en caso de que te sorprenda una riada? No pierdas la calma: sigue estos consejos.

¿Sabrías conducir en una riada?
¿Sabrías conducir en una riada?

Extrema la precaución. Las riadas son más traicioneras de lo que puedas pensar. Si estás al volante, sigue estos consejos que te da la DGT: · Evita conducir de noche.
· Si te ves obligado a conducir por una zona anegada por el agua, conduce lentamente y en primera marcha para evitar que el motor se moje y se pare y quedes atrapados en alguna corriente de agua.
· Infórmate de la meteorología a través de la radio.
· Revisa periódicamente los frenos ya que no funcionan bien cuando las ruedas están empapadas.
· No cruces con el coche tramos inundados y puentes ocultos por el agua aunque conozcas perfectamente el trazado.
· Presta atención al estado de la vía y del asfalto, ya que hay riesgo de socavones y objetos en la carretera: cuidado con los cables de corriente eléctrica.
· Dirígite siempre a los puntos más elevados que visualices en el camino.
· Mantente alejado de muros y verjas, porque puedes ser arrastrado por ellas.
· Si el motor se para y no vuelve a arrancar, pon las luces de emergencia.
· Si el agua alcanza el eje del vehículo o llega más allá de la altura de las rodillas, sal inmediatamente de él. Trata de salir por una puerta o una ventana mientras el coche aún flota. Si el coche se hunde por el morro, hazlo por la ventana trasera, rompiéndola con un fuerte puñetazo en el centro. La puerta del coche no se podrá abrir hasta que la presión del agua no sea la misma en el interior que en el exterior; es decir, cuando el coche esté casi totalmente inundado. En ese momento, inspira profundamente y abre la puerta.Fuente: www.consumer.esCuando empieza a llover, se produce un momento particularmente delicado en carretera: las primeras gotas mezcladas con el polvo y la grasa de la calzada convertirán el firme en deslizante. Pon la luz de corto alcance, utiliza el limpiaparabrisas y elimina el vaho interior con la ventilación hacia el parabrisas. Frena con suavidad y a pedaladas cortas para no bloquear la dirección y secar la humedad de las pastillas. Aumenta la distancia de seguridad y reduce la velocidad.

El pánico se extiende enseguida a la carretera y, si vas al volante, corres más peligro. ¿Cómo actuarías en estas situaciones? ¿Funcionan correctamente los servicios de emergencia? ¿Sabrías qué hacer si tu coche se incendia, se inunda o se queda bloqueado en un paso a nivel?
Fuera de juego en la carretera.