Saab 9-3 Aero con nuevo motor turbo V6

Saab acaba de presentar el motor que ha de culminar por encima su familia de mecánicas en el modelo 9-3 Aero. Se trata del nuevo 2.8 V6 Turbo, que aglutina el refinamiento de un motor de seis cilindros y la fuerza de un turbocompresor.

Saab 9-3 Aero con nuevo motor turbo V6
Saab 9-3 Aero con nuevo motor turbo V6

Las cifras de este propulsor son contundentes. Posee una potencia de 250 CV y un par máximo de 35,7 mkg entre las 2.000 y las 4.500 rpm (un 90 por ciento de esta cantidad a partir de 1.500 rpm), lo que le permite, asociado con el 9-3 Aero, ofrecer unas prestaciones de primer orden.Así, acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos (7,9 en la versión automática), recupera de 80 a 120 km/h en 8,3 segundos y su velocidad máxima es de 250 km/h (245 el automático). Al mismo tiempo, es un motor que no tiene un consumo prohibitivo, pues gasta de media 10 litros a los 100 km (10,5 en la versión automática). Las emisiones se sitúan en 239 g de CO2 por km. Sin embargo, las cifras quedan un poco en segundo plano ante el despliegue tecnológico del que hace gala esta mecánica. Fabricado completamente en aluminio, cuenta con ángulo entre bancadas de cilindros de 60 grados, culatas con doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro y pistones específicos, con segmentos estriados endurecidos y anodizados para una mayor duración.Para una mejor respiración del propulsor, se ha incorporado un variador de fase de accionamiento hidráulico y control electrónico en el lado de la admisión.El turbocompresor, suministrado por Mitsubishi, es de doble entrada, refrigerado por agua y funciona a una presión máxima de 0,6 bares con intercambiador de calor y válvula de descarga integrada. El sistema de gestión de motor, que controla el encendido, la inyección, la presión del turbo, la medida de la masa del aire y la posición del acelerador, está enfocado para proporcionar más suavidad de funcionamiento en cualquier situación de conducción.