Rusia y la UE acuerdan una fórmula para levantar el veto a la verduras europeas

Los líderes de Rusia y la Unión Europea acordaron hoy una fórmula para levantar próximamente el veto de Moscú a las importaciones de verduras procedentes de países de la UE, prohibición que marcó la vigésimo séptima cumbre ruso-europea.

'Hemos debatido el mecanismo para reanudar los suministros de verduras europeas al mercado. Estamos dispuestos a la reanudación de esos suministros a cambio de garantías de los correspondientes servicios de la UE', dijo el presidente ruso, Dmitri Medvedev.

El jefe del Kremlin explicó que 'próximamente especialistas rusos (...) y de la UE deben consensuar el certificado que garantizará la seguridad de los productos que se suministran a Rusia'.

Medvédev, que no aventuró fechas sobre cuándo podrán reanudarse las exportaciones de verduras europeas a Rusia, hizo este anuncio durante la rueda de prensa final con los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

A la pregunta de un periodista ruso sobre si durante la cena de anoche los participantes en la cumbre habían comido verduras, Medvédev respondió afirmativamente.

'Comimos verduras ayer y hoy. Tomates, en particular'. No sé de dónde. Viviremos, lo sabremos', dijo sonriente el jefe del Kremlin.

Hasta ahora, Rusia exigía conocer la causa exacta y el foco del brote infeccioso que ha causado cerca de una treintena de muertos en Alemania como condición para levantar la prohibición, considerada por la UE 'desproporcionada' a la emergencia sanitaria causada por una cepa agresiva de la bacteria 'E. coli'.

La cumbre de Nizhni Nóvgorod no ayudó a esclarecer los plazos de término de las negociaciones entre la UE y Rusia para el ingreso de esta última en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

'Consideramos que el ingreso de Rusia en la OMC este año es posible. Pero para ello Rusia y la UE deben mantener un diálogo permanente durante los próximos meses sobre cuestiones sanitarias y fitosanitarias, las inversiones en la industria del automóvil, etc.', dijo Barroso.

Por su parte, Medvédev recordó que las negociaciones sobre el ingreso de Rusia en la OMC duran ya 17 años.

'Estamos todos muy hartos', se quejó.

Al mismo tiempo, calificó de 'muy alta' la probabilidad de que Rusia consiga entrar en la OMC antes de fin de año, y llamó a la UE a terminar las negociaciones bilaterales en el plazo de un mes.

En cuanto a la agenda internacional, Rusia y la Unión Europea coincidieron hoy en la mayoría de los puntos.

'Respecto a Libia, coincidimos: (Muamar el) Gadafi debe irse', declaró Van Rompuy, quien resaltó que 'hay que llegar a un proceso de transición democrática' en ese país norteafricano.

Las partes también coincidieron respecto a la necesidad de celebrar cuanto antes una reunión del Cuarteto de mediadores para Oriente Medio a nivel de ministros de Asuntos Exteriores.

Medvédev destacó que en la cumbre de hoy se abordaron también otros asuntos internacionales, como las secuelas de la crisis financiara mundial, el programa nuclear iraní, el arreglo del conflicto de Cisdniéster en Moldavia y 'otras situaciones conflictivas en Europa'.

'Lo importante es que la mayoría de las posiciones nuestras coinciden o se aproximan', dijo Medvédev.

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo recordó uno de los puntos de divergencia total entre las partes.

'Apoyamos la estabilidad y la integridad soberana de Georgia, y queremos que los acuerdos de 2008, formados por seis puntos, sean cumplidos plenamente', dijo Van Rompuy.

El dirigente europeo se refería al acuerdo de alto el fuego, firmado por Rusia y Georgia bajo mediación de Francia, que entonces presidía la UE, y que preveía en particular la total retirada de las tropas rusas del territorio georgiano.

No obstante, poco después de su firma Moscú reconoció la independencia de los territorios separatistas georgianos de Osetia del Sur y Abjasia y dejó allí sus tropas en base a 'acuerdos bilaterales'.

Van Rompuy manifestó también la preocupación de la Unión Europea por el estado de los derechos humanos en Rusia.

'Pese a las iniciativas personales del presidente (de Rusia), en los países de la Unión Europea sentimos serias preocupaciones respecto a la situación de los derechos humanos en la Federación de Rusia', dijo.

El presidente del Consejo Europeo subrayó en ese contexto que las próximas elecciones legislativas de diciembre y las presidenciales en marzo en Rusia 'serán seguidas con interés por la Unión Europea'.

Por Vladímir Mkrchyan