Rover niega que vaya a desaparecer

Durante el fin de semana, la prensa británica difundió unas informaciones en las que hablaban de la mala situación económica de Rover. Incluso se sugirió que podía llegar a desaparecer la marca. Rápidamente, el consejo de administración de la nueva Rover lo ha desmentido.

"Son absolutamente tonterías". Así de explícito era el comunicado de Rover que desmentía las noticias del fin de semana.
El comunicado también negaba que los responsables de la compañía estuvieran barajando ofertas para deshacerse de la marca de coches deportivos MG, la joya de la casa.
Para los observadores, esta enérgica respuesta de Rover marca un cambio en la política de comunicación de la empresa. Al parecer, tanto en sus declaraciones como en su publicidad, los nuevos dirigentes de Rover buscan un aire más agresivo, más directo.
Se trata de despejar cualquier duda sobre la solvencia de la empresa y transmitir al público una imagen de firmeza y de fe en el nuevo proyecto empresarial.
El consejo de administración insiste en sus planes de vender 200.000 coches anuales, pese a la mala situación de la industria en Inglaterra y al descenso general de ventas en Europa.