Rotondas, la solución anti-atasco

Las rotondas abiertas en las vías urbanas e interurbanas han aumentado un 20 por ciento en el último año, según un informe de Tele Atlas, proveedor de mapas digitales para navegadores.

Este crecimiento que ha elevado hasta 23.000 el número de rotondas en la actualidad, se debe al denominado "boom" inmobiliario de los últimos año que ha motivado el crecimiento de zonas urbanizadas y, con ellas, la rotondas como medio de ordenación del tráfico e instrumento de seguridad vial.

El estudio, basado en más de 50.000 fuentes diversas y 200.000 actualizaciones cartográficas anuales, señala que más de 3.800 rotondas nuevas se ha incorporado a las calles y red de carreteras de España, lo que supone una nueva por cada cinco construidas.

Las provincias que más vieron crecer la cifra de rotondas coinciden con aquellas zonas costeras de mayor desarrollo turístico como son Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife o el Archipiélago Balear donde se construyó el 20 por ciento de las glorietas nuevas, más de 763 plazas nuevas.

A consecuencia del crecimiento urbanístico provincias como Toledo, Segovia y Zaragoza experimentaron los mayores incrementos en el número de rotondas, con casi 500 nuevas en el último año.

Entre las provincias que menos rotondas añadieron a sus callejeros durante el último año se sitúan Guipúzcoa, con sólo cuatro glorietas nuevas, seguida de Huelva, con seis; Jaén, con quince, y Burgos y Granada, con 19 y 26 rotondas, respectivamente.

Las grandes capitales concentran la mayor cifra de glorietas en sus vías y municipios como Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga y Sevilla acumulan el 37 por ciento del total de rotondas en España. PROVINCIA / ROT.ENE08 / VAR 07/08

Madrid / 2.704 / 3,1%

Barcelona / 1.868 / 1,8%

Valencia / 1.391 / 7,0%

Alicante / 920 / 5,6%

Málaga / 882 / 12,0%

Sevilla / 856 / 7,8%

Las provincias que cuentan con menor número de rotondas coinciden con las de menor volumen de tráfico, como Soria (60), Zamora (106), Teruel (112) y Palencia (116) o las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla con 22 y 16 glorietas, respectivamente.

El informe puntualiza que la densidad de tráfico que están ganando progresivamente las ciudades españolas favorece la proliferación de rotondas, ya que disminuyen los accidentes, controlando la velocidad y obligando prácticamente a parar antes de incorporarse.

Como valor añadido figura que facilitan la regulación del tráfico sin necesidad de semáforos y suponen una alternativa eficaz para evitar los cruces complicados o peligrosos de las grandes urbes.