Robos de coche: adelántate a los cacos

Sabemos cómo actúan las mafias dedicadas al robo de automóviles: por dónde se mueven, qué modelos prefieren, quién está detrás... Hemos “patrullado" con la brigada contra el robo de la Guardia Civil. Además, conocemos un sistema para tener nuestro vehículo siempre controlado. No pierdas el tiempo: cada tres minutos desaparece un coche; pónselo difícil.

Robos de coche: adelántate a los cacos
Robos de coche: adelántate a los cacos

Partamos de la base: ningún vehículo garantiza por sí mismo su seguridad, lo dicen los agentes de la Guardia Civil. Vamos, que no hay ninguno que no pueda ser robado. Cierto, pero también es verdad que algunos ofrecen más resistencia que otros a la hora de defenderse. De eso se trata, de ponérselo lo más difícil posible a los delincuentes, a ver si en una de ésas se cansan y abortan sus planes.No es fácil. De hecho, seis de cada diez conductores españoles han sufrido alguna vez robos o destrozos en el interior de sus coches. Y eso los afortunados, porque actualmente en España se sustrae un vehículo cada tres minutos. El coste que esta práctica genera al sector asegurador es de más de 150 millones de euros al año.Estadísticas como éstas han contribuido a que los fabricantes refuercen cada vez más sus sistemas de seguridad antirrobo. Rara es la marca que hoy en día no ofrece un buen equipamiento en la materia. Mercedes, por ejemplo, utiliza una alarma con seguro antirremolcado y de protección del habitáculo. También Audi dispone de lo último en inmovilizadores electrónicos, mientras que Citroën apuesta por el bloque electrónico del clausor y el grupo Fiat por el sistema CODE, que varía constantemente el código de seguridad de las llaves. La revista británica “What Car?" lleva años implicándose en el problema y aconseja a los conductores que “valoren la seguridad que ofrecen los vehículos disponibles en el mercado antes de realizar una compra". También tira de las orejas a los fabricantes: les pide una mayor aportación contra el robo, al considerar que existen mecanismos suficientemente eficaces para reducir las sustracciones. Los mejores, los últimos sistemas de rastreo, como el localizador AST-400 (del que ya te hemos explicado su funcionamiento), y los cristales laminados.Este sistema está considerado como el más seguro a la hora de evitar el allanamiento en el vehículo, el tipo de delito más común en España (abarca aproximadamente el 60 por ciento de los robos en automóviles).El vidrio laminado ofrece una ventana formada por dos cristales convencionales y separados en forma de sandwich por una potente lámina de plástico. Resulta tan fuerte que es capaz de repeler cualquier ataque, ya que no se rompe fácilmente. Su precio, además, no debería presentar tampoco ningún problema, pues únicamente supondría un gasto de 150 euros más por cada unidad.Desde 1998, el Ministerio del Interior del Reino Unido pide a todos los fabricantes de la nación que adopten este tipo de vidrios. Según sus cálculos, estos cristales pueden parar la intrusión de los ladrones durante un mínimo de 390 segundos. ¿Poco tiempo? En realidad, es toda una proeza: actualmente, el 80 por ciento de los coches del mercado pueden abrirse en menos de dos minutos.Los resultados del último supertest de seguridad elaborado por “What Car?" no pueden ser menos esperanzadores. Según este informe, de los 38 modelos analizados, un total de 28 pudieron abrirse en menos de dos minutos. Una simple parada para realizar una compra y, zas, los ladrones son capaces de llevarse nuestro vehículo. Entre los coches que menos resistencia opusieron a los ataques de expertos en el robo figuran muchos modelos utilitarios, como el Daewoo Kalos, el Peugeot 206 o el Ford Ka, pero también alguno de los considerados automóviles de lujo, como es el caso del BMW 320. Aquí no hay distinción de tamaño, lo mismo ocurre a grandes que a pequeños, aunque sí existen diferencias según la edad de los vehículos. Según los especialistas, los modelos que tienen varios años en el mercado son los más fáciles de sustraer. Los antiguos Opel Astra, Ford Escort, y Citroën Xantía aparecen como los más fáciles de robar. En el otro lado de la balanza se sitúan los nuevos Audi A8, Ford Mondeo, Lexus LS430, Saab 9-5 o Volkswagen Golf, algunos de los modelos más difíciles de robar, según la revista británica. Si quieres saber qué coches son los más difíciles de abrir, te recomendamos que visites la página web de la New Car Security Ratings (NCSR). Esta institución sería una equivalente al EuroNCAP (organismo que estudia la seguridad de los coches ante los golpes), pero dedicada al análisis de la resistencia al robo.Utilizan un sistema científico, desarrollado por el New Car Security Group, el Ministerio del Interior y el Departamento de Transportes Británico. Se basa en un sistema de puntuación muy similar al de la prestigiosa EuroNCAP: muestra dos categorías (resistencia al allanamiento y resistencia al arranque), en las que cada vehículo analizado obtiene una puntuación de entre una y cinco estrellas. Así, cuantas más estrellas tenga un coche en cada una de las dos categorías, mayor es la dificultad que presenta a la hora de ser robado.Los coches más seguros, más resistentes al robo, suelen ser –contradictoriamente- los que más se sustraen. La razón es sencilla: suelen ser coches de lujo y, por tanto, están siempre en el punto de mira de las bandas organizadas.