Rinspeed “decapita” el Porsche Cayenne

La relación entre Rinspeed y Porsche ha dado un nuevo fruto: el Chopster, la peculiar interpretación que el preparador suizo ha hecho del Cayenne, subraya la deportividad del modelo con un techo más bajo y una carrocería de tres puertas.

Rinspeed “decapita” el Porsche Cayenne
Rinspeed “decapita” el Porsche Cayenne

Bajar la línea del techo hasta niveles casi imposibles (y en cualquier tipo de vehículo) ha sido una constante en los vehículos deportivos del mercado americano, que emplea la palabra “chop" para designar esta acción. Precisamente, éste ha sido el rasgo en el que Rinspeed se ha inspirado para crear el Chopster, su nuevo diseño.El preparador suizo ha utilizado –no podía ser de otra manera- su relación con Porsche para realizar una particular versión del Cayenne. Este todo terreno adopta rasgos muy deportivos gracias a la nueva línea del techo, que ha sido rebajada 150 milímetros, lo que lleva la altura del modelo a los 1,54 metros. Esta modificación ha obligado a rediseñar todas las superficies acristaladas y a calcular de nuevo la rigidez de la zona afectada por los cambios, con el fin de que la seguridad de los ocupantes no se vea comprometida. La solución ha llegado en forma de barras antivuelco, integradas y escondidas en el habitáculo para no romper su armonía.La deportividad del modelo, que se ha subrayado con una nueva carrocería de tres puertas, también está presente en su interior. Cuatro asientos independientes garantizan una correcta sujeción lateral a los ocupantes. Éstos se verán envueltos por el cuero, elemento dominante en el habitáculo del Chopster, aunque puede ser matizado con aluminio o fibra de carbono si así lo pide el cliente.La zona delantera del Cayenne ha sido rediseñada para acoger el dinamismo que Rinspeed ha querido imprimir al Chopster. Así, cuenta con unas tomas de aire de gran tamaño y unos pasos de rueda más grandes, ya que tienen que cobijar unas llantas de aleación de 23 pulgadas, montadas sobre unos neumáticos con una sección de 305 milímetros de ancho. Un poderoso motor complementa estas espectaculares medidas. El propulsor del Chopster anuncia 600 CV y un par máximo de 81,6 mkg. Así, no es difícil imaginar que sus prestaciones sean de infarto: su velocidad máxima promete 290 km/h, mientras que afirma ser capaz de pasar de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.La exclusividad del modelo queda garantizada por su precio: dependiendo de las opciones elegidas, su importe oscila entre los 325.000 y los 375.000 euros (el Cayenne más caro cuesta 111.576 euros).