Revolucionaria visión 3D de Audi

Con infrarrojos, diodos “con ojos" y en tres dimensiones. Audi ya trabaja en cómo serán los sistemas de visión nocturna de sus coches. No sólo te ayudará a ver mejor, sino que podrían servir para aparcar, para evitar atropellos y para disminuir la gravedad de los accidentes inevitables.

Revolucionaria visión 3D de Audi
Revolucionaria visión 3D de Audi

Hace años ya se utiliza en la aviación y, cómo no, en la industria bélica, pero habrá que esperar para verlo en un coche de producción de serie. Se necesitaría en los automóviles una cámara con sofisticada tecnología estéreo y un enorme poder de procesar datos. Ahora, está en un vehículo que Audi exhibe en Berlín, en el 9º Forum Internacional en Microsistemas Avanzados para Aplicaciones en el Automóvil. Se trata de un sistema capaz de transmitir una imagen en tres dimensiones del escenario que hay situado delante del coche. ¿Cómo? Hay un sensor detrás del parabrisas, a la altura del retrovisor. También posee un sistema que emite luz infrarroja y un módulo receptor que incorpora “Photonic Mixer Devices", algo así como semiconductores fotosensibles (Audi explica que son “diodos con ojos"). La luz infrarroja ilumina el escenario. Según lo que tarde en retornar la luz de los objetos se calcula la distancia y – a partir de estos datos- el sistema de sensores crea una imagen tridimensional que aparece en la pantalla del navegador del coche. Además, las imágenes son casi instantáneas. Se barre completamente el escenario (no sólo en horizontal, sino también en vertical). Según explica la marca, la imagen de 3D se forma 200 veces por segundo. Las aplicaciones serán múltiples. Por ejemplo, cuando se conduce con paradas y arranques en el tráfico del centro de la ciudad, el sistema será capaz de localizar la zona más fluida. También ayudará en las maniobras de aparcamiento. En seguridad supondrá toda una revolución. Evitará los atropellos: puede distinguir si lo de delante es una persona o un vehículo e iniciar una parada de emergencia si el conductor no reacciona cuando un peatón invade la calzada. También reducirá la gravedad de los accidentes: tan pronto como los sensores detecten un impacto inminente, preparará al coche (tensará cinturones, deformará carrocería, activará airbags...) para el golpe.