Repsol también recurre su multa

Hoy se ha escrito un nuevo capítulo de la particular cruzada emprendida por una pequeña asociación de gasolineras andaluzas contra las grandes petroleras españolas. Repsol acaba de anunciar que recurrirá la sanción impuesta por el Tribunal de Defensa de la Competencia justo el mismo día que la asociación que motivó dicha multa ha decidido continuar su lucha en los juzgados.

Repsol YPF, que acaba de presentar unos resultados económicos que la sitúan como la primera empresa por cifra de beneficios de toda España, sigue los pasos de Cepsa. Así, igual que su rival, la petrolera hispano-argentina ha recurrido la multa de 500 millones de pesetas que le asignó el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC).

Según el TDC, Repsol fijaba los precios de venta al público de los combustibles a los distribuidores que actuaban bajo un supuesto régimen de comisión o agencia, es decir, una especie de franquicia que limitaba los márgenes de ganancia de las gasolineras.

Esta actividad es ilegal por ser monopolista. Eso sí, Cepsa ha recibido una multa mucho menor (200 millones de pesetas) por practicarla.

Todavía no ha presentado sus alegaciones, pero el recurso de Repsol ya se encuentra en la mesa de la Audiencia Nacional junto al de Cepsa y, paradójicamente, junto a un nuevo recurso de la pequeña asociación andaluza que originó el proceso.

David contra Goliat
La Asociación de Propietarios de Estaciones de Servicios y Unidades de Suministro de Andalucía lleva más de dos años librando una particular cruzada contra dos de las más poderosas compañías petroleras.

El 27 de abril de 1999 esta asociación denunciaba que Repsol y Cepsa fijaban, de forma ilegal, los precios de la gasolina. El TDC les dio la razón sólo en parte, ya que fijó sendas multas para las dos petroleras, pero consideró que no había ninguna prueba de que (como también se argumentaba) las dos compañías hicieron un uso fraudulento del Reglamento de la Unión Europea para alargar los contratos de abanderamiento por encima de los diez años.

Esta asociación ha decidido continuar su batalla y ha anunciado que recurrirán este último punto en la sentencia ya establecida contra Cepsa; un paso que, previsiblemente, también seguirá con Repsol.