Renovación del parque automovilístico en Paraguay

Según fuentes del Ministerio de Industria y Comercio paraguayo, "las importaciones de vehículos han sido anárquicas y la idea es transparentar el mercado para adecuarnos al proceso de eliminación gradual de coches usados, en el marco del Mercosur". Con este objetivo se ha puesto en vigor una norma que regula la importación de vehículos de segunda mano.

Paraguay no importará vehículos con más de siete años de antigüedad, con el fin de renovar su parque automovilístico y adaptarlo a las normas del Mercosur (organismo al que pertenecen Argentina, Brasil y Uruguay, además de Paraguay).

No sólo no se permitirá la entrada de coches de segunda mano, sino que tampoco se importarán vehículos cuya dirección haya sido modificada, monten equipos de aire acondicionado que emitan gases contaminantes o tengan parabrisas que puedan astillarse.

El motivo de hacer hincapié en el asunto de la dirección es porque muchos de los coches que se importan vienen de la zona franca chilena de Iquique, donde compran coches en el mercado asiático (países en los que se conduce con el volante a la derecha) y los transforman para adaptarlos a Hispanoamérica.

Las excepciones que se contemplan son los vehículos históricos, los preparados para discapacitados y los de servicios de emergencia.

Para evitar que con esta nueva norma los precios de los coches suban de forma artificial, se pondrá en marcha un sistema de control del mercado.