Renault supedita el mantenimiento del empleo a la mejora de la competitividad

El presidente de Renault, Carlos Ghosn, condicionó el mantenimiento del empleo en su empresa a mejoras en la competitividad, y se mostró convencido de que ante las malas perspectivas del mercado europeo, la reducción de las capacidades de producción del sector son 'inevitables'.

En una entrevista radio-televisada hoy en RMC y BFM TV con motivo de la apertura del Salón del Automóvil de París, Ghosn afirmó que en el marco de su programa de desarrollo de vehículos eléctricos habrá una planta de producción de baterías en Francia, cuya implantación se anunciará en los próximos doce meses.

Insistió en que el ritmo de desarrollo de esta tecnología depende de la construcción de infraestructuras, y por eso lanzó un mensaje en dirección de las autoridades franceses, al decir que si apuestan por esas infraestructuras el país 'se convertirá en uno de los líderes' mundiales.

Añadió que en China se prevé que en 2020 haya cinco millones de vehículos eléctricos.

Preguntado por posibles supresiones de empleos o cierre de fábricas en Francia, en otra entrevista a Le Figaro, el presidente de Renault señaló que su problema allí no es tanto de exceso de capacidades como de 'competitividad'.

'La mejora de la competitividad en Francia -argumentó- es una cuestión de supervivencia para Renault', lo que quiere decir que 'tenemos un problema de costo de trabajo y necesitamos flexibilizar el trabajo, en particular en la industria'.

Por eso dijo que espera 'un plan de acción' del Gobierno francés, y avanzó que 'a la vista de los esfuerzos que se hagan' su grupo se comprometerá a realizar una determinada carga de trabajo en Francia.

Ghosn destacó que Renault ahora es rentable en gran medida gracias a su alianza con Nissan, pero también por su gama de vehículos de bajo coste y por su internacionalización. Todo eso le va a permitir tener un flujo de caja positivo este año.

Explicó que es precisamente en su gama de bajo coste donde Renault obtiene sus mayores márgenes y, aunque no quiso dar cifras, aseguró que es 'el único' fabricante que en ese nicho ha conseguido ser 'muy rentable'.

Por eso, indicó que 'ahora el verdadero reto económico de la empresa es el éxito de los modelos de gama baja y media, para los que hay volúmenes importantes y que se dirigen a una población mundial'.

El 'número uno' de Renault -que también lo es de Nissan- dijo que espera anunciar 'pronto' la implantación de la marca del rombo en China, y en cualquier caso puntualizó que su desembarco en ese mercado se hará 'con una gama completa' que incluirá todoterrenos, y no sólo sus vehículos de bajo coste Logan.

También manifestó su interés por tener presencia industrial en Argelia, puesto que el Gobierno de ese país ha subrayado su voluntad de contar con constructores y el grupo francés es el líder en ventas.