Renault se internacionaliza

La estrategia ya la marcó el anterior presidente, Louis Schweitzer, Renault caminaba imparablemente hacia la internacionalización; ahora, el nuevo máximo responsable, Carlos Ghosn continuará con el trabajo.

Carlos Ghosn es, desde hace menos de una semana, el nuevo presidente de Renault y ello sin dejar sus responsabilidades en otra marca del grupo, Nissan. El franco brasileño ha asegurado que la firma francesa tiene que “hacerse más internacional" y tiene que sacarle “más jugo" a las relaciones con Nissan.

Y es que la internacionalización es un punto importante de la nueva estrategia. La marca tiene que abrirse al exterior y esta filosofía “debe ser interiorizada un poco más en la empresa".

La visión de alianza no cambia, según Ghosn, “el potencial de la alianza sigue siendo inmenso". Los dos fabricantes juntos tienen una producción mundial de 5,8 millones de vehículos, 270.000 empleados, 42 plantas y dos sedes (París y Tokio).

En cuanto a los nuevos productos, Ghosn quiere que Renault empiece a producir todo terrenos y que estos se extiendan por su oferta, desde los más básicos a los de alta gama. Y por eso no tiene previsto el cierre de ninguna factoría. Ese supuesto sólo se tiene en cuenta cuando una marca decide no crecer más y éste no es el caso.

En 2004 el grupo francés vendió 2,4 millones de unidades y se colocó con un beneficio récord de 3.550 millones de euros ( 43 por ciento). En palabras del anterior presidente de la firma francesa, Louis Schweitzer, “la progresión se hace mejor con personalidades diferentes que pueden soportar elementos diferentes".