Renault interrumpirá la producción en Francia durante una semana

El fabricante automovilístico anunció ayer que interrumpirá durante una semana la producción en sus factorías de Flins y Douai (Francia). Las fábricas españolas de Palencia y Valladolid podrían aplicar la misma medida, aunque esta decisión está pendiente de una reunión con el comité de empresa.

Renault interrumpirá la producción en Francia durante una semana
Renault interrumpirá la producción en Francia durante una semana

Los trabajadores de las fábricas galas de Flins y Douai aplicarán los días libres derivados de la jornada laboral de 35 horas para interrumpir la producción los días 29, 30, 31 de octubre y 2 de noviembre, evitando así un expediente de regulación de empleo. El día 1 de noviembre tampoco acudirán al trabajo, por ser festivo.

Las plantas españolas de Valladolid y Palencia (donde se fabrican los modelos Clio y Mégane, respectivamente) podrían realizar también estos paros temporales, aunque cualquier decisión en este sentido debe tomarse en una reunión del comité de empresa prevista para finales de este mes.

El presidente de Renault, Louis Schweitzer, explicó a los sindicatos la semana pasada que la inseguridad del mercado obliga a la empresa a reducir existencias ante la posibilidad de que se produzcan "caídas brutales de la demanda". "El contexto internacional amenaza con arrastrarnos a incertidumbres prolongadas y duraderas" -explicó Schweitzer- "por lo que hay que evitar que se formen existencias excesivas que nos penalizarían en el caso de una inflexión brutal del mercado".

Las plantas de Romorantin y Sandouville (Matra), también pararán su manufactura durante varios días.

Caídas en las ventas
En los ocho primeros meses de este ejercicio, las ventas de Renault en Europa cayeron un 2,6 por ciento. En Francia, la bajada fue del 1,4 por ciento, mientras que el mercado progresó un 6,1 por ciento.

Además, las matriculaciones del fabricante en su país de origen descendieron en septiembre un 1,6 por ciento respecto al mismo mes del año 2000, mientras que el mercado creció un 2 por ciento. Así, su cuota de mercado baja hasta el 28 por ciento, según los datos comunicados por el Comité de Constructores Franceses de Automóviles.

Algunos expertos atribuyen estos resultados a que la gama de vehículos de Renault ha envejecido, sobre todo los modelos Mégane y Scénic, que fueron los que impulsaron las ventas en los últimos años. Para contrarrestar esta tendencia, la marca del rombo ha lanzado las nuevas versiones del Clio y del Laguna y ha preparado el lanzamiento de otro vehículo de gama alta, el Avantime, retrasado varias veces debido a su lenta producción.