Renault España apuesta por los empleos temporales

Juan Antonio Fernández de Sevilla, presidente de Renault España, apostó ayer por implantar una tasa de trabajadores temporales "adecuada y no excesiva" en las nuevas contrataciones que realice la empresa, con el fin de permitir a la compañía afrontar adecuadamente las variaciones en la demanda.

Renault España apuesta por los empleos temporales
Renault España apuesta por los empleos temporales

El máximo responsable de Renault España defendió la necesidad de mantener un colchón de empleados temporales. Esta iniciativa, que la compañía aplica en otros países, "sería mejor para todos. Es imprescindible y bueno para el empleo, ya que redundaría en más inversiones y puestos de trabajo y haría a la empresa más competitiva en un mercado a la baja, evitando la rigidez laboral", apuntó Fernández de Sevilla, ya que (en su opinión), las medidas de flexibilidad actuales no son suficientes para ajustar la oferta al mercado.

Aunque aún no se ha pensado a cuántos empleados afectaría, el presidente de la filial española de la marca gala explicó que "se tendría que negociar con los agentes sociales y alcanzaría a unos centenares de los 11.114 trabajadores actuales".

Por otra parte, Fernández de Sevilla se mostró optimista ante las previsiones para este año (a pesar de que, durante los cinco primeros meses, las matriculaciones de Renault España han caído un 7,2 por ciento). Así, estimó que las ventas de turismos se reducirían en torno al 4,5 – 5 por ciento, una cifra aceptable "si se tiene en cuenta que en 2001 se anotó un nuevo récord en ventas en este segmento", apuntó.

El dirigente de la compañía anunció que el volumen de actividad será similar al del año pasado. Además, la firma mantendrá el liderazgo en nuestro país –según De Sevilla-, donde cuenta con una cuota de mercado del 12,52 por ciento.

La cifra de negocios del grupo en España fue en 2001 de 7.072 millones de euros, "lo que representa una reducción del 2,7 por ciento respecto a 2000", ha explicado De Sevilla.

El presidente de la filial hizo hincapié en el esfuerzo inversor de la empresa, que destinará 374 millones de euros a la producción del motor 'k9' en la planta de Valladolid (a la que se asignará el 15 por ciento de la inversión), al lanzamiento del nuevo Mégane –fabricado en Palencia- y a la caja de cambios que prepara la factoría de Sevilla para varios modelos de Nissan.

Por último, el máximo responsable de Renault España destacó que la planta de Valladolid se está preparando para la producción de una nueva versión del Clio.