Renault duplica beneficios

El fabricante francés despidió el milenio con un "buen resultado". Sus beneficios alcanzaron los 179.696 millones de pesetas, más del doble que en 1999.

El presidente de Renault, Louis Schweitzer, tenía razones para mostrarse ayer confiado en París durante la rueda de prensa que la marca celebró para presentar el balance económico del año pasado. Pese a un retroceso del 4 por ciento de las ventas en Europa Occidental, el 85 por ciento del mercado de Renault, la empresa ha conseguido duplicar sus beneficios, que se elevaron a 1.080 millones de euros, cerca de 180.000 millones de pesetas.
El gran responsable de este buen ejercicio es el fabricante japonés Nissan, del que Renault tiene el 36,8 por ciento. Hasta ahora, Nissan restaba en las cuentas de la compañía gala y el año pasado por primera vez aportó números negros, en concreto, contribuye con unos 9.300 millones de pesetas. "Esta modesta aportación es muy importante, porque el año pasado descontábamos por este concepto 330 millones de euros y ya empiezan a aparecer los números positivos, que crecerán a lo largo de este año". Con estas palabras, Louis Schweitzer mostró el optimismo para el presente año. Las previsiones para este ejercicio pasan por incrementar las ventas en Europa Occidental y Oriental, Corea y el Mercosur con el lanzamiento de nuevos modelos.
Según la empresa, el pasado año la facturación aumentó un 5,6 por ciento, hasta alcanzar los 40.175 millones de euros. Con 2,3 millones de vehículos comercializados, la marca francesa ha reforzado su posición de primera marca en Europa Occidental, con una cuota de mercado del 11 por ciento.
El margen operativo ascendió a 2.022 millones de euros, lo que significa un 5 por ciento del volumen de negocios, aunque con resultados contrastados, según los distintos sectores de actividad. Así, los gastos de investigación y desarrollo internacionales disminuyeron hasta los 1.574 millones de euros. El grupo automovilístico también subrayó que el plan de reducción de 3.050 millones de euros para el periodo 1998-2000 "ha cumplido su objetivo, lo que permitió limitar en 2000 el impacto de la subida de las materias primas y de la energía".