Renault, demandado en Francia por los fallos de sus Diesel

Se denominan "colectivo 1.9 Tdi" y han abierto una auténtica batalla legal contra Renault en Francia. Según aseguran, los fallos en ciertos motores Diesel del fabricante galo han podido provocar "daños físicos graves". Estiman que hay un millón de vehículos involucrados e incluso que una persona pudo fallecer por una ruptura de la correa de distribución.

Renault, demandado en Francia por los fallos de sus Diesel
Renault, demandado en Francia por los fallos de sus Diesel

El tribunal de Nanterre (a las afueras de París) acaba de recibir otras veinte nuevas demandas contra Renault. En lo que va de mes, el fabricante francés ya acumula casi medio centenar de citaciones.

El "colectivo 1.9 Tdi" ha acusado a la compañía de poner en peligro la vida de terceros y ha pedido a la justicia gala que investigue sobre "averías que habrían podido provocar daños físicos graves". Según el abogado de este colectivo, Gilbert Collard, los fallos se producen por la ruptura de la cadena de distribución de los motores 1.9 Tdi fabricados antes del año 2000 y que montan los Renault Scénic, Mégane, Laguna y Espace, así como de algunos propulsores 1.9 dCi.

Afirman que podía haber un millón de vehículos afectados - una cifra que Renault reduce a la mitad -. Dentro de las denuncias presentadas, tres personas sufrieron accidentes provocados por estos fallos y se investiga si un siniestro mortal fue causado por dicho defecto (algo que la marca desmiente).

El pasado 16 de julio, Renault se ofreció a examinar gratuitamente los motores susceptibles de generar averías, pero se negó a efectuar una llamada a revisión conjunta.

El fabricante asegura que se trata de una cuestión mecánica y no de seguridad, pero el "colectivo 1.9 Tdi" estima que los fallos en la correa provocan una pérdida repentina de velocidad, lo que puede ocasionar accidentes graves.

Otros casos
No es la primera vez que los Diesel de la marca del rombo son cuestionados</font color="#0000CC">: hace unos meses la publicación Auto Moto</font color="#0000CC"> aseguraba que algunos propulsores presentaban "problemas mecánicos muy serios".

En aquella ocasión, habían recopilado más de un centenar de testimonios de clientes insatisfechos. Según publicaron, a partir de 1998 se empezaron a conocer los primeros casos: vibraciones del motor, ruptura de la correa e, incluso, paradas del propulsor (algunas veces, cuando el conductor estaba adelantando).