Renault busca revitalizar su presencia en China

El fracaso de su división china de vehículos comerciales ha obligado a Renault a replantearse su situación en este país. Tras haber estudiado su futuro con detenimiento, ha decidido reforzar su presencia en este mercado ante las inmensas posibilidades que se abren con la entrada del gigante asiático en el seno de la Organización Mundial del Comercio.

El grupo automovilístico francés Renault está buscando un socio local para revitalizar su débil y casi nula presencia en China, después de que su asociación en el campo de los vehículos comerciales se haya hundido. Para ello pretende involucrar también a su socio en el mercado global, Nissan Motor.

"Nos gustaría reconducir nuestra actuación y hacerlo de mejor modo que en nuestros inicios", ha comentado el vicepresidente ejecutivo de Producto y Planes Estratégicos y Operaciones Internacionales de la firma, Georges Douin. A su juicio, Renault no ha tenido éxito en China por un error de planificación. Ahora quiere potenciar su papel en el incipiente emporio, sobre todo cuando el gigante asiático está a punto de ser aceptado en la Organización de Comercio Mundial.

La pretensión del constructor galo depende de que las negociaciones de Nissan con Dongfeng Motors, uno de los líderes chinos del sector de la automoción, para fundar una "joint venture" encargada de la fabricación de turismos lleguen a buen puerto. "Nissan ha comenzado el acercamiento a Dongfeng", ha reconocido Douin.

Según sus planes de futuro, en 2010 la asociación Nissan-Renault alcanzará el primer puesto en China. Asimismo, Douin ha dejado entrever que, para esa fecha, Nissan saldrá de la India y que Renault hará lo propio en los Estados Unidos,

Estrategia manida, pero efectiva
Está estrategia de alianza con una compañía local está siendo utilizada por las grandes firmas internacionales del sector ante las enormes trabas que el Gobierno chino pone a la entrada de empresas extranjeras en su territorio.

Con la inminente entrada de China en la Organización Mundial del Comercio se eliminarán la mayor parte de estas barreras. Sin embargo, los constructores de vehículos no quieren esperar a que esto ocurra y prefieren llegar a "joint ventures" que les faciliten una buena situación en el mercado antes de que se produzca la apertura comercial de una nación, al menos teóricamente, de orientación comunista.

Nuevo modelo rumano
Georges Douin ha aprovechado su intervención ante varios medios de comunicación para confirmar la fabricación de un modelo en colaboración con la compañía rumana Dacia, su subsidiaria. Será una berlina de medio tamaño impulsada por un motor de capacidad de entre 1,4 y 1,6 litros.

Será lanzado a finales de 2004 y se construirá, primero, en Rumanía y, a continuación, en Rusia.

El directivo ha advertido que el coche será construido a un muy bajo coste, con el material y la mano de obra de países menos desarrollados y que, por tanto, no incluirá la más moderna tecnología obtenida por el fabricante. Por ejemplo, ha aclarado, en lugar de escoger el acero de mayor calidad para la fabricación de la suspensión, Renault se tendrá que conformar con el material existente en el país centroeuropeo.