Range Rover Sport, en enero en Detroit

Una nueva alternativa a los todo terreno de lujo viene apostando muy fuerte por hacerse un hueco en el disputado segmento de los vehículos denominados SUV, como el BMW X5, el Mercedes Clase M, el VW Touareg, el Porsche Cayenne o el Volvo XC 90.

Range Rover Sport, en enero en Detroit
Range Rover Sport, en enero en Detroit

Una de las citas más importantes del mundo del motor, el Salón Internacional del Automóvil de Detroit, es el escenario elegido por Land Rover para la presentación de su espectacular Range Rover Sport, un todo terreno de lujo, que llegará al mercado europeo a mediados de 2005.

Está fabricado a partir del concept car Range Rover Stormer que conocimos en la anterior edición de la muestra norteamericana, aunque ahora con carrocería de cinco puertas. De aspecto robusto, este nuevo vehículo tiene unas dimensiones más reducidas que su compañero de gama Range Rover (14 cm más corto y 7 cm más bajo). Incluye el sistema denominado “Dynamic Response" que engloba diferentes funciones en cuanto a dirección, respuesta del motor, adaptaciones de las suspensiones y sistema de tracción. Lo más importante son las suspensiones neumáticas, que permiten adaptar el recorrido de la suspensión dependiendo de dónde se esté circulando –carretera o campo- elevando o bajando la carrocería. La dirección también es adaptativa, se endurece en función de la velocidad. En principio hay tres posibles motorizaciones para este vehículo, pero aún no se han comunicado las especificaciones para España. La mecánica más potente es el V8 de 4,2 litros de cilindrada, que anuncia una potencia de 390 CV y un par motor máximo de 55 mkg. Este motor, al igual que el 4.4 de gasolina de 300 CV y el 2.7 turboalimentado Diesel V6 de 207 CV son de origen Jaguar, aunque se han adaptado para funcionar bajo las condiciones que requiere un off-road de estas características (frío, humedad, agua…). La caja de cambios que se asocia en todos los casos es una transmisión automática de seis velocidades con programa Sport y mando secuencial (el CommandShift que conocemos del Discovery) y que montan también algunos Jaguar. Entre los elementos que incluye este todo terreno de lujo se encuentran los faros bixenón adaptativos, el control de tracción y de estabilidad, el sistema de navegación por satélite (GPS) y el DVD con pantalla de alta resolución.

Por el momento, se desconoce el precio. Sin embargo, se prevé que se enmarque entre el LR3 (que no se vende en nuestro país) y el Range Rover y que costará, dependiendo de equipamientos y mecánicas, unos 82.000 euros.