¿Qué saben ellas de coches?

Satisfaz a una mujer compradora y habrás cubierto, de paso, las necesidades de todos los compradores de sexo masculino. Una marca tan experimentada y conocedora del mercado como Volvo afirma que ése es su nuevo planteamiento a la hora de diseñar coches: lo que las mujeres digan. ¿Será verdad que ellas son más exigentes?

¿Qué saben ellas de coches?
¿Qué saben ellas de coches?

El nuevo principio de seguir los gustos de las mujeres a la hora de diseñar el “modo de ser" de un modelo, su exterior y su interior, no es en realidad tan nuevo en Volvo. Ya en la década de los 80, la marca sueca formó un grupo de referencia integrado por mujeres de su plantilla que, desde entonces, prueba y evalúa los nuevos modelos en una fase muy temprana de su desarrollo. Durante la creación del XC90 también se formó un “focus group" en California compuesto sólo por mujeres, y sus puntos de vista ayudaron a configurar las características y funciones definitivas del SUV de Volvo. En otoño de 2001, se tomó la decisión de que un equipo compuesto exclusivamente por mujeres tomase todas las decisiones en la creación de un nuevo concept car destinado a reunir todas las “buenas ideas" posibles, un dechado de practicidad y belleza. Y a ese proyecto le dieron un nombre: YCC (Your Concept Car). En junio de 2002, esas mujeres –ingenieras, expertas en ergonomía, especialistas en diseño de interiores, ejecutivas de márketing…- contaron su idea al presidente de Volvo Car Corporation, Hans-Olov Olsson, que no dudó en dar luz verde al proyecto. Todas se pusieron manos a la obra inmediatamente con un solo objetivo: que ese prototipo ideal se convirtiese en algo tangible tan pronto como fuera posible. Y así, en septiembre de 2004, el YCC lució palmito bajo los focos del Salón de Frankfurt. Hace tan sólo unos días, en Ginebra, ha vuelto a ser una de las estrellas de la pasarela. Terra Autopista pudo ver, tocar y sentarse en el YCC unos días antes del salón y hacer llegar a sus “madres" las dudas que provocan algunas de sus soluciones.De entrada, la frase que ha dado a conocer este YCC al gran público –“Un coche hecho por y para mujeres"- parece más un eslogan de márketing ideado para conseguir una gran notoriedad que una verdad en sentido estricto. Ninguno de los hallazgos contenidos en este prototipo que ahora tenemos a nuestro alcance parece responder a necesidades “sólo" femeninas: que se aparque bien, que no se ensucie, que tenga mucho espacio, que sea cómodo, fácil de mantener, seguro, personalizable…. ¿algún hombre diría que no necesita nada de eso en su coche?

Los planes de Volvo son recoger la opiniones de los especialistas y del público en general –de sus futuros compradores- en los diversos países por los que el YCC va viajando (en camión, porque este concept es aún sólo una pieza estática). Luego, probablemente (ningún portavoz de la marca se aventura a dar por segura su fabricación ni aún menos fechas de lanzamiento), sólo verán la luz las propuestas que hayan recibido mejor acogida.Volvo no es la única marca que se sirve de grupos de discusión (“focus groups") integrados sólo por mujeres para mejorar sus productos futuros. Land Rover viene haciendo eso mismo desde el año 2001, cuando se dieron cuenta de que “las mujeres aportan, entre otras cosas, importantes puntos de vista sobre la disposición de los elementos del motor". Entonces, ¿coche sólo para mujeres o para todos? Pues ambas cosas. Volvo explica que “las clientas en el segmento principal quieren lo mismo que los hombres en lo que a rendimiento, prestigio y estilo se refiere, pero, además de eso, quieren más: -soluciones inteligentes de almacenamiento
-que sea fácil entrar y salir
-buena visibilidad
-que sea personalizable
-mantenimiento mínimo
-fácil de aparcar
". O sea, las mujeres son más exigentes que los hombres, así que, si se satisfacen las expectativas de las mujeres, se satisfacen con creces las de los hombres. La respuesta a todo ello es el YCC, pero… ¿qué tiene para gustar tanto? Sigue leyendo y lo sabrás.