Pujol responde ante la implicación de sus hijos en el cierre de Lear

Tras hacerse público que un hijo de Pujol trabajaba para la gestora que preparaba el cierre de Lear mientras que otro de sus hijos era el encargado de buscar soluciones desde la Generalitat, el propio President ha tenido que dar la cara. Según Jordi Pujol, no ha habido connivencias para cerrar la planta de Cervera.

Lear, denunciada
Lear, denunciada

La Oposición en bloque, incluido el Partido Popular, se encuentra perpleja ante la presunta implicación de dos de los hijos del presidente de la Generalitat en el cierre de la planta catalana de Lear. Todos los partidos han pedido explicaciones y Pujol ha tenido que saltar a la palestra para darlas.

Según Pujol, las declaraciones vertidas sobre sus hijos son sólo "demagogia", un "intento de hurgar en la herida" y ver si pueden "desprestigiar y hacer pupa". El presidente tiene claro que no ha habido ningún trato de favor ni connivencias con Lear para cerrar la planta de Cervera.

Este fin de semana se han conocido nuevos datos, un material bastante "hiriente" para la familia Pujol (por seguir la terminología utilizada por el presidente del Ejecutivo catalán). Desde que la consultora Europraxis, en la que Jordi Pujol Ferrusola formaba parte del equipo directivo, fue comprada por Indra, ésta ha triplicado sus negocios en Cataluña y ha conseguido suculentos contratos de la Administración.

"Tema aparcado" en Lear
Mientras los políticos discuten en el Parlament, los trabajadores de la planta leridana de Lear han decidido guardar silencio sobre la posible implicación de la familia de Pujol. Incluso la portavoz de la plantilla, que ha recibido el apodo de "Pasionaria" por los medios catalanes por su defendida defensa de la fábrica, ha reconocido que "de momento es un tema aparcado".

Por su parte, la multinacional norteamericana sigue con su intención de cerrar la planta, debido, según argumentan, a las pérdidas cosechadas durante 2001: cerca de 1,32 millones de euros (219 millones de pesetas).

Estos datos se presentaron el pasado viernes en una reunión donde no acudió ningún miembro de la consultora Europraxis, a pesar de que esta empresa es la que ha asesorado a Lear en el cierre de la fábrica.