PSA, contra la violencia de género

La violencia de género es un problema que exige la actuación de todos los segmentos. El de la automoción no puede ser menos y PSA (Peugeot-Citroën) se ha convertido en la primera compañía del sector que firma un acuerdo para proteger a las afectadas por esta situación.

La dirección de Recursos Humanos de PSA (Peugeot-Citroën) España y todos los sindicatos con representación en los centros de trabajo –AIC, CCP, CGT, CIG, CCOO, SIT-FSI, UGT y USO- han firmado un acuerdo que protege a las mujeres víctimas de la violencia de género. El texto recoge medidas laborales para “ayudar y apoyar a cualquier empleada" de la automovilística que se encuentre en esta sombría situación. Así, la mujer podrá cambiar el turno de su trabajo, modificar su horario o reducir su jornada. También existe la posibilidad de realizar la actividad laboral desde casa, acogiéndose a la modalidad del teletrabajo.Las víctimas de maltrato elegirán el período vacacional que les resulte más apropiado. Además, accederán a permisos retribuidos para que puedan realizar las gestiones judiciales, administrativas o médicas “que sean precisas para hacer efectivos su derecho a la protección".El acuerdo ofrece a las trabajadoras la posibilidad de recolocarse en cualquiera de los centros de PSA en España. Si esto lleva aparejado un cambio de domicilio, la mujer podrá acceder a medidas económicas de acompañamiento.La filial española de la automovilística también ha previsto beneficios sociales para las afectadas por la violencia de género. Así, la compañía abonará los complementos salariales (hasta el cien por cien de la retribución) en caso de baja médica derivada de esta situación. También habrá préstamos y ayudas específicas.Las acciones llevadas a cabo para impulsar el empleo y la evolución social de las mujeres en PSA han sido reconocidas por la Xunta de Galicia. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el Gobierno gallego otorgó el premio “Galicia en Femenino" a la planta que el fabricante posee en Vigo.El contencioso que Citroën mantiene con Ancera (Asociación Nacional de Comerciantes de Equipos, Recambios, Neumáticos y Accesorios para la Automoción) parece cercano a su resolución. La entidad asegura que la red de concesionarios del fabricante ha cancelado las cuentas a las empresas de recambios que suministran piezas a los talleres independientes.

Esta situación, que afecta, además de a los automovilistas, a 45.000 centros de reparación, ha sido desmentida por la entidad que agrupa a estos talleres, CETRAA. La organización ha garantizado la existencia de recambios originales de la automovilística, por lo que el servicio a los vehículos de la marca está asegurado. La patronal de los talleres independientes ha manifestado su satisfacción, “ya que no se han producido desabastecimientos o discriminaciones en el sector". También ha querido agradecer el esfuerzo de los distribuidores oficiales de la marca al atender las peticiones de sus clientes.