Programa de satisfacción de Ford

Los problemas en una motorización han llevado a Ford a preparar un plan para compensar a sus usuarios.

La marca norteamericana Ford ha anunciado que va a llevar a cabo un programa de satisfacción con los consumidores estadounidenses. El objetivo de este plan es intentar compensar a los clientes que adquirieron vehículos entre 1994 y 1995 cuyo motor pudo sufrir algunos problemas. Se trata de los vehículos que incluían el propulsor V6 de 3.8 litros de cilindrada que se ubicaba en los modelos Ford Taurus, Mercury Sable, Lincoln Continental y Ford Windstar. El problema de este motor radicaba en el diseño, los segmentos de los cilindros tenían tendencia a fallar, lo que provocó averías graves.
Las medidas que ha tomado la firma norteamericana son extender la garantía del motor, cambiar los elementos que fallaban o el motor entero, recomprar el vehículo viejo en función del valor actual o indemnizar a los usuarios con 4.000 dólares (680.000 pesetas).