Problemas legales para el carné por puntos

A falta de unos meses para su implantación, el carné por puntos hace frente a varios problemas legales. Automovilistas Europeos Asociados avisa de que el permiso, tal y como se ha planteado, no cumple la normativa europea sobre licencias de conducir.

Para Automovilistas Europeos Asociados, AEA, el proyecto español no plantea la pérdida de puntos del carné como una sanción, sino como una pérdida de los requisitos necesarios para conducir, con lo que se le da un carácter similar al de la falta de visión o de las condiciones físicas necesarias para conducir. En el plan, a esa retirada de puntos se sumará una sanción económica. En cambio, en otros países, la pérdida de puntos es ya una sanción en sí misma.

Según los especialistas de AEA, esta diferencia de enfoque perjudica a los conductores españoles, puesto que no podrán recurrir la eliminación de puntos en ningún caso, sólo la sanción económica.
Además, AEA considera que esta aplicación de la norma provocaría un retraso de 10 años en la llegada definitiva del carné, tiempo necesario para adaptar todos los permisos de conducir de España al nuevo requisito que se va a exigir de no perder los 12 puntos inicialmente asignados. AEA también denuncia que la norma española no se podrá aplicar a los conductores comunitarios que trasladen su residencia a España, porque la legislación europea prohíbe el establecimiento d de medidas restrictivas nacionales a los titulares de permisos expedidos en otros estados de la Unión Europea, respecto de las condiciones en que les fueron otorgados en su país de origen.Otros cambios propuestos por este club de automovilistas son la posibilidad de compatibilizar el pago de las multas con descuento con el derecho a formular recursos, algo que ya ha defendido incluso el Tribunal Supremo.
También se pide que se limite la responsabilidad de los propietarios de vehículos al estricto pago de la sanción económica, sin que haya posibilidad de aplicar la pérdida de puntos al propietario de un coche cuyo conductor no haya sido identificado.Ante esta situación, los responsables de AEA han pedido a los grupos políticos parlamentarios que modifiquen cuanto ante el proyecto de carné por puntos que están redactando. Para ello, tendrán que variar el texto de la próxima reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que es donde se introduce el nuevo tipo de permiso.

Como se sabe, el carné por puntos es la principal apuesta de la administración socialista para reducir el número de accidentes de tráfico. Su implantación cuenta con el apoyo de todos los partidos y se espera que esté lista a finales de año. Pero mientras llega el carné, la DGT tiene otras armas en marcha, como la proliferación de radares. Sin embargo, hoy se ha sabido que la llegada de todos los radares esperados puede retrasarse por problemas con su homologación técnica.
Según publica hoy el diario La Vanguardia, el Instituto Nacional de Metrología, dependiente de Interior, no va lo suficientemente rápido con las certificaciones de los aparatos, con lo que su llegada a las carreteras se demora demasiado. En la ciudad de Lleida se ha sufrido en los últimos cuatro meses cinco accidentes mortales en sus calles. Ante estas siniestras cifras, el Ayuntamiento de la ciudad catalana ha puesto en marcha un plan de choque: más plantilla de policía municipal y aumento de los controles de velocidad.
Estas no son las únicas medidas, se van a instalar pasos de peatones elevados y bandas que obligan a los conductores a reducir su velocidad en unos quince cruces peligrosos de la villa. Según el concejal de Seguridad Ciudadana, Lluís Pere Alonso, el 30 por ciento de los accidentes están causados por despistes, tanto de peatones como de conductores.