Probable paro nacional de los transportistas en protesta por la subida de los carburantes

A partir del próximo 1 de enero, se hará efectiva la nueva subida de los carburantes decretada por el Gobierno, pero los transportistas están dispuestos a evitarla. Todo el sector se ha unido y asegura que tomarán las medidas necesarias para mostrar a Aznar que "el enfado es total", incluso, según afirman, no descartan provocar un paro nacional.

Probable paro nacional de los transportistas en protesta por la subida de los carburantes
Probable paro nacional de los transportistas en protesta por la subida de los carburantes

La subida de los carburantes ya está aprobada y, a partir del 1 de enero, un nuevo impuestos gravará los hidrocarburos en 4 pesetas por litro, cifra a la que las distintas Comunidades Autónomas podrán sumar 1,6 pesetas adicionales. Además, el Gobierno ha reiterado que crear un "gasóleo profesional", más barato para los transportistas y taxistas, es casi imposible, debido a la presión de la Unión Europea.

Mientras se acerca la fecha, las posiciones se recrudecen y los transportistas parecen dispuestos a ponerse en pie de guerra. El presidente del Comité Nacional de Transportes por Carretera (CNTC), Olvido de la Roza, ha anunciado que el sector ha acordado por "unanimidad" convocar movilizaciones si el Gobierno llega a aplicarles el nuevo impuesto.

No se descarta el paro nacional, ya que, según la CNTC, la medida se ha tomado "a espaldas del sector".

En piña
Todas las asociaciones subrayan la "unanimidad" entre los transportistas. Desde la patronal Fenadismer, como apunta su presidente, Juan Antonio Millán, se espera demostrar al Gobierno que "el enfado es total".

Ya han solicitado reuniones "urgentes" con los ministros de Economía, Hacienda y Fomento y, si el Ejecutivo no mueve ficha, el próximo 27 de diciembre establecerán un calendario de movilizaciones.

También la UPA - Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos-, una asociación formada por organizaciones de transportistas, taxistas, autónomos profesionales, agentes comerciales y subcontratistas, se sumará a los paros y, según han anunciado, estudia interponer un recurso de inconstitucionalidad contra este nuevo impuesto, ya que "es la única forma de suspender su aplicación".

La sombra de octubre de 2000
En la mente de los transportistas, están las promesas dadas por el Gobierno en octubre de 2000, cuando, movidos por la fuerte subida de los combustibles, provocaron manifestaciones a nivel nacional y llegaron a cerrar los pasos fronterizos.

Entonces, según recuerdan, se establecía como solución el "gasóleo profesional", más barato para estos usuarios. Ha pasado más de un año y el transporte terrestre es el único que no se beneficia de esta rebaja, ya que existen precios especiales para el sector aéreo, el marítimo, los pescadores y los agricultores.

El ministro de Fomento, Álvarez Cascos, ha adelantado que esta propuesta tendría consecuencias negativas, porque la Unión Europea no permitiría una rebaja adicional y este esfuerzo lo tendrían que sufragar el resto de los consumidores.

Por su parte, la CNTC ha destacado que los transportistas no podrán repercutir en los clientes el sobrecoste que supondrá el nuevo impuesto "dada la situación actual de recesión económica y la gran competitividad que existe en el sector".