Precaución: atacan las alergias

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo aparecen también las temidas alergias. Su incidencia sobre la conducción puede llegar a ser peligrosa. El Instituto Mapfre de Seguridad Vial alerta sobre estas dolencias y aconseja cómo prevenir sus efectos sobre los conductores.

Según los datos de un estudio elaborado por el Instituto Mapfre de Seguridad Vial, el 15 por ciento de la población española padece algún tipo de alergia y, dentro de ese núcleo de personas, un 70 por ciento de los pacientes desconoce los efectos que las medicaciones antialérgicas pueden tener sobre sus actividades diarias, especialmente, la conducción. Este dato preocupa más cuando se añade otro: un 75 por ciento de los alérgicos recurre a la automedicación y no al tratamiento médico.
Esto es un problema grave, porque los medicamentos que se venden para combatir las alergias, generalmente antihistamínicos, suelen producir efectos sedantes en el organismo, con el consecuente deterioro de las facultades sensoriales. Es decir: adormecen y relajan en exceso. Como se puede entender, esto puede ser peligroso a la hora de conducir. De hecho, en Mapfre citan a especialistas que aseguran que un conductor alérgico en tratamiento con antihistamínicos tiene un riesgo de sufrir un accidente de tráfico similar al de una persona que conduzca con un índice de alcoholemia de 0,5 a 0,6 gramos por litro de sangre, es decir, un positivo. Estos índices y riesgos se complican si el alérgico, además, consume alcohol.Ante este problema, el Instituto Mapfre recomienda los tratamientos con productos de nueva generación, como los antihistamínicos que utilicen la desloratadina como principio activo. Esta sustancia no es sedante y, por tanto, no resulta peligrosa. También aconsejan recurrir a la vacunación para prevenir los brotes alérgicos.Si, a pesar de todo, la alergia te ataca y tienes que conducir, el Instituto Mapfre recomienda seguir las siguientes pautas:

  • Viaja con las ventanillas del coche cerradas.
  • Si utilizas el aire acondicionado, lleva un filtro especial para pólenes.
  • Cuando te receten antihistamínicos, advierte a tu médico de que eres conductor.
  • Limpia el coche con frecuencia. Usa una aspiradora potente para eliminar ácaros de moquetas y tapicerías y emplea productos líquidos para ventanas, salpicadero, etc. Hazlo especialmente si has transportado animales en el mismo.
  • Evita realizar los viajes durante el atardecer o el amanecer, ya que hay más concentración de polen.
  • Procura no dejar el automóvil en zonas húmedas.
  • Es mejor comenzar el tratamiento dos o tres días antes de iniciar un viaje, pues los efectos sedantes disminuyen al adaptarse el organismo.