Potencia, seguridad y placer de conducción

Más grande, más equipada y, sobre todo, más atrevida. Así es la nueva Clase A. Mercedes lleva siete años produciendo este modelo, pero hasta ahora no había montado una carrocería de tres puertas.

Potencia, seguridad y placer de conducción
Potencia, seguridad y placer de conducción

Estrena motores, cambia su diseño y añade centímetros a su habitáculo. Sin embargo, la nueva Clase A será recordada, sobre todo, por un solo cambio: la carrocería de tres puertas. Sus creadores esperan que sea algo así como la puerta de entrada a la marca: “El acceso atractivo y económico al mundo Mercedes-Benz", según explican. Para ello, le han reservado algunas de sus innovaciones tecnológicas.

No son los únicos cambios. Con sólo un vistazo, descubrimos que la Clase A ha rejuvenecido. Nuevos faros, una parrilla más llamativa, guardabarros voluminosos y una línea lateral más marcada le han bastado para “quitarse años". Pero, a pesar de este look más dinámico, este monovolumen es más grande que su predecesor: concretamente, 232 milímetros más largo y 45 más ancho.

Gracias a estos centímetros extra, el Clase A presume de un habitáculo más generoso. “Por fuera, un turismo compacto. Por dentro, un automóvil para toda la familia, con capacidad de monovolumen", aseguran en Mercedes. Según sus datos, un pasajero de las plazas traseras podrá disfrutar de 97 mm más de altura al techo, 95 mm más de distancia para los codos y 30 mm más para las piernas.

El maletero alcanza un volumen de 1.995 litros si abatimos los asientos. Además, la versión de cinco puertas ofrece como opción el sistema EASY-VARIO-PLUS, que permite desmontar las plazas traseras.

Mercedes conserva en la Clase A lo que denomina “estructura sándwich", un desarrollo que hace al vehículo más resistente a los choques frontales y laterales. Además, ha incorporado nuevos sistemas de retención y airbags de nuevo cuño (como los laterales de cabeza y torso).

La nueva Clase A introduce una novedad hasta ahora no vista en ningún Mercedes. Es el nuevo eje trasero parabólico, que –como explican- se distingue por una mayor precisión en el guiado de las ruedas y por su buena resistencia al balanceo en curvas. También se presenta como novedad mundial el sistema selectivo de amortiguadores, que adapta el tarado de los mismos a la situación dinámica en que se encuentra el vehículo.

Como equipamiento de serie, encontramos el aire acondicionado, el volante multifunción, la servodirección variable de acuerdo con la velocidad, el control de estabilidad, el citado sistema selectivo de amortiguadores, airbags laterales de cabeza y torso, así como airbags delanteros con dos niveles de activación. También se ha aumentado la lista de opciones: ahora se puede montar como extra el climatizador automático Thermotronic (que regula la temperatura del habitáculo según la información de varios sensores que miden la posición del sol o la humedad del aire, entre otras variables), la radio con sistema de navegación y los faros bixenón, entre otros elementos.

Mercedes también ha desarrollado cuatro nuevos motores para la Clase A (que se añadirán a tres de las mecánicas de cuatro cilindros ya existentes). En el apartado Diesel, estrena tres propulsores CDI common-rail de segunda generación. En gasolina encontramos un nuevo propulsor con turbocompresor que entrega 193 CV.

Además, y también es novedad, se incluye el cambio automático de progresión continua Autotronic. Según Mercedes, la relación de desmultiplicación se ajusta de forma continua utilizando un variador de poleas cónicas y una correa metálica. Así, acelera sin interrumpir la fuerza de tracción y alcanza su máxima potencia más rápidamente.