Porsche podría considerar la producción de un cuarto modelo

Aunque no hay nada decidido, el presidente del grupo, Wendelin Wiedeking, afirmó la semana pasada que producir un cuarto modelo podría ser una de las medidas a adoptar para asegurar el crecimiento de la compañía alemana, que sigue cosechando buenos resultados en el sector automovilístico.

Además del 911, el Boxster y el nuevo Cayenne (un todo terreno que se lanzará a mediados de 2002), Porsche AG podría estar considerando la fabricación de un cuarto modelo, lo que supondría un paso más en el crecimiento de la compañía, según su presidente, Wendelin Wiedeking.

Sin embargo, aún no se ha decidido nada concreto y, como ha afirmado el propio Wiedeking, la compañía alemana no quiere convertirse en un fabricante de masas. Y no le hace falta. Porsche, a pesar de sus excentricidades, que le han valido la expulsión del índice de valores de mediana capitalización alemán (MDAX), sigue siendo una de las empresas que menos se preocupan de sus inversores y que, aun así, ha obtenido un aumento en su rentabilidad.

La firma germana se negó, la semana pasada, a adoptar el estilo anglosajón de relación con los inversores que rige en la Bolsa alemana. Ésta exige a las compañías que pertenecen al MDAX que anuncien sus resultados cada trimestre. La negativa de Porsche significó su expulsión del índice.

Wendelin Wiedeking reconoció que, si hubiera hecho públicos sus resultados, habría propiciado la especulación con el valor de la compañía y, como afirmó Anton Hunger (portavoz de Porsche): "no queremos inversores a corto plazo, queremos que tengan una visión a largo plazo".

Otras empresas, como Volkswagen, han sufrido las consecuencias de estas muestras de indiferencia hacia los inversores, que han provocado un debilitamiento en sus acciones. Sin embargo, Porsche ha salido bien parada aplicando esta política y ha visto cómo sus ventas y beneficios aumentaban año tras año desde que Wiedeking preside la firma. Un ejemplo de ello: desde principios de año y hasta el cierre del pasado viernes, las acciones de la compañía alemana se han apreciado un 17 por ciento.

Wiedeking ofreció la semana pasada un adelanto de lo que serán los resultados de la compañía, afirmando que Porsche anunciará un aumento de sus beneficios antes de impuestos del 18 por ciento, hasta los 511,3 millones de euros (más de 85.000 millones de pesetas), para el año fiscal que finalizó el pasado 31 de julio.