Porsche espera batir records

Hace meses la bolsa alemana penalizó a Porsche por no dar a conocer sus resultados trimestrales. Ahora, cuando está a punto de salir a la luz el balance del año, se empiezan a vislumbrar los motivos del fabricante germano. Wendelin Wiedeking, el presidente de la marca, tenía un as escondido en la manga: Porsche ha conseguido records de beneficios y ventas.

El balance del pasado año fiscal, que se cerró el 21 de julio, se conocerá detalladamente en septiembre, pero Wiedeking, el presidente de la firma alemana, ha querido adelantar algunos datos. No es para menos, en Porsche, han batido records.

Según Wiedeking, esperan superar los 500 millones de euros (83.193 millones de pesetas) en beneficios netos. Esta cantidad supone recaudar 65 millones de euros más (10.815 millones de pesetas) que el año pasado, justamente en un período que se vaticinaba malo para los fabricantes de todo el mundo.

El éxito de Porsche se basa en las ventas, ya que, por primera vez en su historia, han conseguido fabricar 50.000 vehículos y venderlos todos. Todo un éxito de producción y comercialización. Por ejemplo, a principio de este ejercicio, sólo proyectaban montar 2.500 Porsche 911 Turbo, pero, viendo la acogida de este vehículo, han tenido que fabricar más de 4.000 unidades.

No sigue las normas de la bolsa alemana
Porsche ha quedado fuera del M-Dax; no se trata de ningún concept car, sino de un índice que la bolsa alemana otorga a las empresas de tamaño medio. La Deutsche Börse, afincada en Frankfurt, decidió expulsar al fabricante alemán por negarse a publicar los resultados del último trimestre.

El presidente de Porsche ha argumentado que el sector del automóvil es demasiado volátil como para presentar estos resultados, que, a su juicio, no benefician los intereses de los inversores a largo plazo.

Eso sí, Wiedeking juega con ventaja: sabe que sus acciones son unas de las más deseadas por los inversionistas y acaba de ser incluido en EEUU dentro del índice MSCI (Morgan Stanley Capital International), el más importante de todo el mundo (¡cómo le va a importar a este ejecutivo que le expulsen de un campeonato si puede jugar en las ligas más importantes!).

Los inversores han dado la razón a Porsche y sus acciones se han mantenido estables e incluso han subido ligeramente. Hoy, tras el anuncio de records de beneficios, las participaciones del fabricante alemán subían un 0,53 por ciento hasta los 402,11 euros (66.905 pesetas).