Porsche, contra el nuevo reglamento de concesionarios, también

Porsche no es una marca de venta masiva, pero su trabajo y sus productos se respetan en todas partes. Por esta razón, su opinión sobre el reglamento de distribución de vehículos que prepara la Comisión Europea no podía pasar inadvertida. El fabricante alemán cree que el servicio posventa se verá muy perjudicado con la normativa que se perfila.

Porsche, contra el nuevo reglamento de concesionarios, también
Porsche, contra el nuevo reglamento de concesionarios, también

Aseguran en Porsche que, con productos tan complejos tecnológicamente como los suyos, el sistema actual de distribución se hace necesario para mantener los niveles de calidad que se exigen en todos los servicios, desde la producción hasta la posventa.

Creen los dirigentes de Porsche que, si llega a aplicarse la normativa propuesta, se verá en la obligación de establecer y mantener una red subsidiaria, lo que implicaría una inversión muy alta. Hasta ahora, Porsche trabaja a través de importadores, muy cualificados, pero independientes, que se encargan de la distribución en los distintos países, no tiene redes comerciales como las que utilizan fabricantes de más volumen.

En un comunicado de prensa, la firma alemana duda de que se pueda conseguir con el nuevo sistema una reducción en los precios de los automóviles, porque los márgenes son muy exiguos y dejan muy poca capacidad de maniobra. Aun así, si los precios bajan, Porsche está convencida de que bajará la calidad de los servicios que se ofrecen al cliente.