Porsche Boxster 2005

Ya a la venta, el Porsche Boxster de 2005 presenta algunas modificaciones muy interesantes. Gracias a ellas, mejoran sus ya de por sí magníficas cualidades dinámicas y aumenta su exclusividad.

Porsche Boxster 2005
Porsche Boxster 2005

Como es lógico, estos equipamientos básicos se complementan con una inacabable lista de opciones, algunas de las cuales ya hemos descrito, como la suspensión inteligente, que cuesta 1.664 euros, el paquete Sport Chrono, que cuesta 819 euros, el spoiler trasero o los frenos cerámicos, que salen por algo más de 8.000 euros.Además, se pueden montar llantas de hasta 19 pulgadas (2.028 euros las más caras), volante deportivo (697 euros el más caro), equipo de sonido con siete altavoces y cargador de CD , navegador por satélite (2.931 euros), asientos de cuero (2.713 euros los más caros) y, así, un listado gigantesco de pequeñas posibilidades de personalización.

Los precios de partida son 48.264 euros para el básico y 57.352 euros para el “S", pero, como hemos visto, a poco que rellenemos el apartado de opciones, el precio puede subir bastante. Aun así, quien esté dispuesto a pagarlo se llevará un coche que ya se ha metido por derecho propio entre los deportivos más míticos de la historia. Porsche ha puesto un cuidado muy especial en equipar su Boxster. El biplaza alemán cuenta con una enorme panoplia de elementos de tecnología punta. La versión básica, la que lleva el motor de 240 CV, ya cuenta con ABS, reparto de la frenada de emergencia, control de estabilidad, de tracción y de velocidad de crucero. También lleva airbags delanteros, airbags de rodillas y airbags de cortina que se abren de abajo hacia arriba.Además, ambas versiones parten con llantas de aleación de 17 pulgadas y, en el interior, un equipo de sonido con mandos en el volante y lector de CD, ordenador de a bordo, climatizador, asientos deportivos con regulación lumbar, volante de profundidad y altura variable.
Entre las ausencias que destacan en esta dotación de serie está la de la rueda de repuesto, que libera espacio en los escuetos maleteros del Boxster y es reemplazada por un kit antipinchazos. Como es lógico, estos equipamientos básicos se complementan con una inacabable lista de opciones, algunas de las cuales ya hemos descrito, como la suspensión inteligente, que cuesta 1.664 euros, el paquete Sport Chrono, que cuesta 819 euros, el spoiler trasero o los frenos cerámicos, que salen por algo más de 8.000 euros.Además, se pueden montar llantas de hasta 19 pulgadas (2.028 euros las más caras), volante deportivo (697 euros el más caro), equipo de sonido con siete altavoces y cargador de CD , navegador por satélite (2.931 euros), asientos de cuero (2.713 euros los más caros) y, así, un listado gigantesco de pequeñas posibilidades de personalización.

Los precios de partida son 48.264 euros para el básico y 57.352 euros para el “S", pero, como hemos visto, a poco que rellenemos el apartado de opciones, el precio puede subir bastante. Aun así, quien esté dispuesto a pagarlo se llevará un coche que ya se ha metido por derecho propio entre los deportivos más míticos de la historia. Porsche ha puesto un cuidado muy especial en equipar su Boxster. El biplaza alemán cuenta con una enorme panoplia de elementos de tecnología punta. La versión básica, la que lleva el motor de 240 CV, ya cuenta con ABS, reparto de la frenada de emergencia, control de estabilidad, de tracción y de velocidad de crucero. También lleva airbags delanteros, airbags de rodillas y airbags de cortina que se abren de abajo hacia arriba.Además, ambas versiones parten con llantas de aleación de 17 pulgadas y, en el interior, un equipo de sonido con mandos en el volante y lector de CD, ordenador de a bordo, climatizador, asientos deportivos con regulación lumbar, volante de profundidad y altura variable.
Entre las ausencias que destacan en esta dotación de serie está la de la rueda de repuesto, que libera espacio en los escuetos maleteros del Boxster y es reemplazada por un kit antipinchazos. Como es lógico, estos equipamientos básicos se complementan con una inacabable lista de opciones, algunas de las cuales ya hemos descrito, como la suspensión inteligente, que cuesta 1.664 euros, el paquete Sport Chrono, que cuesta 819 euros, el spoiler trasero o los frenos cerámicos, que salen por algo más de 8.000 euros.Además, se pueden montar llantas de hasta 19 pulgadas (2.028 euros las más caras), volante deportivo (697 euros el más caro), equipo de sonido con siete altavoces y cargador de CD , navegador por satélite (2.931 euros), asientos de cuero (2.713 euros los más caros) y, así, un listado gigantesco de pequeñas posibilidades de personalización.

Los precios de partida son 48.264 euros para el básico y 57.352 euros para el “S", pero, como hemos visto, a poco que rellenemos el apartado de opciones, el precio puede subir bastante. Aun así, quien esté dispuesto a pagarlo se llevará un coche que ya se ha metido por derecho propio entre los deportivos más míticos de la historia. Porsche ha puesto un cuidado muy especial en equipar su Boxster. El biplaza alemán cuenta con una enorme panoplia de elementos de tecnología punta. La versión básica, la que lleva el motor de 240 CV, ya cuenta con ABS, reparto de la frenada de emergencia, control de estabilidad, de tracción y de velocidad de crucero. También lleva airbags delanteros, airbags de rodillas y airbags de cortina que se abren de abajo hacia arriba.Además, ambas versiones parten con llantas de aleación de 17 pulgadas y, en el interior, un equipo de sonido con mandos en el volante y lector de CD, ordenador de a bordo, climatizador, asientos deportivos con regulación lumbar, volante de profundidad y altura variable.
Entre las ausencias que destacan en esta dotación de serie está la de la rueda de repuesto, que libera espacio en los escuetos maleteros del Boxster y es reemplazada por un kit antipinchazos. Como es lógico, estos equipamientos básicos se complementan con una inacabable lista de opciones, algunas de las cuales ya hemos descrito, como la suspensión inteligente, que cuesta 1.664 euros, el paquete Sport Chrono, que cuesta 819 euros, el spoiler trasero o los frenos cerámicos, que salen por algo más de 8.000 euros.Además, se pueden montar llantas de hasta 19 pulgadas (2.028 euros las más caras), volante deportivo (697 euros el más caro), equipo de sonido con siete altavoces y cargador de CD , navegador por satélite (2.931 euros), asientos de cuero (2.713 euros los más caros) y, así, un listado gigantesco de pequeñas posibilidades de personalización.

Los precios de partida son 48.264 euros para el básico y 57.352 euros para el “S", pero, como hemos visto, a poco que rellenemos el apartado de opciones, el precio puede subir bastante. Aun así, quien esté dispuesto a pagarlo se llevará un coche que ya se ha metido por derecho propio entre los deportivos más míticos de la historia. Porsche ha puesto un cuidado muy especial en equipar su Boxster. El biplaza alemán cuenta con una enorme panoplia de elementos de tecnología punta. La versión básica, la que lleva el motor de 240 CV, ya cuenta con ABS, reparto de la frenada de emergencia, control de estabilidad, de tracción y de velocidad de crucero. También lleva airbags delanteros, airbags de rodillas y airbags de cortina que se abren de abajo hacia arriba.Además, ambas versiones parten con llantas de aleación de 17 pulgadas y, en el interior, un equipo de sonido con mandos en el volante y lector de CD, ordenador de a bordo, climatizador, asientos deportivos con regulación lumbar, volante de profundidad y altura variable.
Entre las ausencias que destacan en esta dotación de serie está la de la rueda de repuesto, que libera espacio en los escuetos maleteros del Boxster y es reemplazada por un kit antipinchazos.